Napolitano sigue esperando la reforma migratoria

Univision.com y Agencias | Sep 14, 2010 | 10:35 AM

Administración Obama urge apoyo bipartidista

WASHINGTON – A pocos días de que el Congreso entre en receso y los parlamentarios se dediquen de lleno a la elección de medio tiempo del martes 2 de noviembre, la Administración del Presidente Barack Obama reiteró la necesidad de una reforma migratoria integral mientras, aseguró, se esfuerza por seguir aplicando las leyes vigentes lo mejor posible.
Durante discurso el lunes en la conferencia anual del Instituto del Comité Legislativo Hispano (CHCI), la Secretaria de Seguridad Nacional (DHS), Janet Napolitano, dijo que el compromiso con la reforma migratoria “continúa sólido” y agregó que los problemas migratorios existentes “no desaparecerán, ni serán solucionados hasta que el Congreso actúe".
Durante la campaña presidencial 2008, el entonces candidato presidencial demócrata Barack Obama prometió que durante el primer año de su mandato (entre el 20 de enero de 2009 y el 20 de enero de 2010) iba a empujar una reforma migratoria amplia que incluyera una vía de legalización para millones de indocumentados. Pero la promesa no ha sido cumplida por falta de respaldo tanto de demócratas como de republicanos.
"Para que el Congreso actúe, ambos partidos necesitan sentarse y negociar no un proyecto de ley, sino un sistema migratorio que sea justo. Eso es lo que pedimos y apoyamos", agregó Napolitano.
El CHCI se autodefine como la principal organización estadounidense no partidista y sin fines de lucro, destinada a la formación de líderes hispanos.Redadas silenciosas
Napolitano explicó además que mientras se alcanza una reforma migratoria, su despacho ha buscado aplicar las leyes vigentes de la mejor manera posible, y puso como ejemplo que durante los últimos dos años han sido auditadas más de 200,000 empresas sospechosas de emplear a indocumentados, y que las autoridades en Washington han vetado a más de 100 compañías para que no puedan contratar con el gobierno federal.
Conocidas como “redadas silenciosas”, el sistema –que revisa las identidades de los trabajadores y su estado migratorio dentro del sistema E-Verify, incluyendo el permiso de trabajo a los extranjeros- ha dejado sin empleo a cientos de empleados cuyas permanencias en el país han sido puestas en duda.
En cuanto a la frontera con México, la funcionaria señaló que "es más segura que nunca antes” y aseguró que “se vuelve más segura cada día. Pero nunca la sellaremos completamente. No hay frontera terrestre en el mundo, con estas características, que pueda sellarse".
La última medida adoptada por el gobierno en esta área destinó 1,200 soldados de la Guardia Nacional para reforzar las tareas de vigilancia de la Patrulla Fronteriza, mientras que el Congreso aprobó una partida presupuestaria de $600 millones para incrementar la seguridad en la frontera con México.
Reforma estancada
Samuel Rodríguez, presidente de la Conferencia de Líderes Cristianos Hispanos, consideró que la reforma migratoria está trabada porque "pocas personas quieren tratar que este país está cambiando de una forma drástica, y que el censo del 2010 va a comprobar que hay entre 55 y 60 millones de latinos".
"¿Qué va a pasar en este país con tantos latinos que tienen más niños? ¿Qué va a pasar al final de este Siglo? ¿Cómo vamos a cambiar este país? Esa es la preocupación que existe en muchas comunidades que no apoyan la reforma migratoria, y es una conversación que debemos tener lo mas pronto posible", agregó.
Beto Cárdenas, asesor del bufete Vinson and Elkins, se preguntó en su intervención si la reforma migratoria está estancada debido a que la comunidad hispana no se ha planteado metas más discretas y realistas.
"¿Darle la ciudadanía a los inmigrantes indocumentados es realmente la respuesta? Tenemos que hacer lo que es posible de manera pragmática, y obtener resultados al menos parciales", agregó. "No damos los pasos correctos. Seguimos jugando un juego en el que perdemos siempre. Si queremos seguir perdiendo, mantengamos el mismo juego".
Malestar hispano
Las declaraciones de Napolitano se produjeron en momentos que líderes de la comunidad hispana han expresado su malestar por la inacción del Congreso y la insuficiente presión del Gobierno de Barack Obama en torno a una reforma que incluya la legalización de la población indocumentada, estimada en 11.1 millones, la mayoría de origen latinoamericano.
Los activistas pro-inmigrantes incluso han dejado en claro que los demócratas, que ahora controlan el Congreso, podrían perder parte del voto hispano por la falta de acción en la reforma.
Pero Napolitano defendió las acciones del Gobierno para fortalecer la seguridad fronteriza, algo que ha exigido durante meses la oposición.
"Muchos miembros del Congreso que votaron en contra de la reforma migratoria (en 2007) dijeron que necesitaban ver primero más acciones policiales y más seguridad. Hemos cumplido cada meta establecida en esos debates, por eso paso pidiendo que dejen de imponer más metas", dijo la jefa de la seguridad de Estados Unidos.
La Secretaria de Seguridad Nacional añadió que corresponde al Congreso retomar el debate sobre la reforma migratoria y cómo efectuarla, si de forma integral, como pide la Casa Blanca, o por partes, comenzando con la aprobación del "Dream Act" para beneficiar a los estudiantes indocumentados.
Reacción republicana
Una fuente republicana, que pidió el anonimato, dijo a la Agencia Española de Noticias (Efe) que los demócratas "no tienen vergüenza" al culpar a los republicanos de sus propios fallos.
"Los demócratas en el Congreso pudieron aprovechar su ventaja de una súper-mayoría en ambas cámaras durante la reforma de salud. Pero cuando se trata de la reforma migratoria, no tienen vergüenza para culpar a la minoría republicana de su inacción", afirmó la fuente.
"Los hispanos se están dando cuenta de que los demócratas los engañaron cuando les dijeron que la reforma migratoria era una prioridad", agregó.
"Si así lo fuese, los demócratas ya la hubieron puesto a debate, sin importar si tenían o no apoyo republicano, y el presidente Obama ya hubiese asumido un papel activo hacia la reforma. Pero la verdad es que los demócratas no quieren admitir que no tienen consenso en su propio partido para avanzar hacia la reforma", puntualizó la fuente.
En noviembre se celebrarán elecciones legislativas en Estados Unidos, en las que se renovará toda la Cámara de Representantes (435 asientos) y un tercio del Senado (34 curules de un total de 100).
©Univision.com y Agencias
Comentarios