Benedicto XVI quiere a mayordomo de 'vatileaks' como a un hijo

Univision.com | Jun 18, 2012 | 12:04 PM

Lamentan escándalo

El Papa Benedicto XVI estima “como a un hijo” a Paolo Gabriele, su ex mayordomo y ahora arrestado por el “vatileaks”, la crisis por la filtración de documentos confidenciales robados precisamente de los aposentos pontificios.
Así lo reveló el principal colaborador del Papa y secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, en una entrevista a la publicación Familia Cristiana de Italia, en la cual lamentó las repercusiones del escándalo por la fuga de noticias.
“El Santo Padre sintió dolor no sólo por la traición de una persona de su familia y porque fueron robados documentos, sino también porque la normal y legítima dialéctica que debe existir en la Iglesia asume el rostro de una contraposición que parece querer dividir entre amigos y enemigos”, dijo.
“Casi como si se pudiera separar el cuerpo de Cristo, que es la Iglesia. El Papa mismo nos ha pedido muchas veces, en manera determinada, una explicación sobre los motivos del gesto de Paolo Gabriele, por él amado como un hijo”, agregó.
Según el purpurado una de las razones de los ataques contra los colaboradores del Papa puede encontrarse en la “gran acción clarificadora y purificadora” llevada adelante por Benedicto XVI desde que era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.
Advirtió que su acción para erradicar los episodios de pedofilia en el clero ha mostrado que la Iglesia tiene una capacidad de auto regeneración que otras instituciones y personas no tienen.
Para Bertone es evidente que la Iglesia es una roca capaz de resistir a las tempestades, un punto de referencia para innumerables personas e instituciones en todo el mundo y por ello se busca desestabilizarla.
De todas maneras reconoció que se encuentra ante un momento difícil y aclaró que ninguno pretende esconder las sombras o los defectos de la Iglesia.
Asimismo estableció que muchos periodistas juegan a imitar a Dan Brown, el autor del libro “El Código Da Vinci” y continúan a inventar fábulas o a proponer leyendas.
Aseguró que no tiene señal alguna del presunto involucramiento de cardenales en las filtraciones o de supuestas luchas entre personalidades eclesiásticas por la conquista de un “fantasioso poder”.
“La verdad es que existe una voluntad de división que viene del malvado. La unidad en torno al Papa es fundamental. Da fuerza a las obras de la Iglesia para el bien común y para la sociedad civil. Y entonces se busca dividir”, insistió.
“La dialéctica de la confrontación es una tradición de la Iglesia desde el tiempo de los apóstoles, que ciertamente no se hacían para atrás a la hora de sostener las propias ideas. Sin desmembrarse mutuamente, sino reconociendo siempre la primacía de Pedro”, apuntó.
Diversos observadores coinciden en señalar al propio Tarcisio Bertone como uno de los objetivos de “los cuervos”, como se ha bautizado a los responsables de las filtraciones.
Mientras tanto las investigaciones para dar con los cómplices de Paolo Gabriele continúan, el sábado 16 de junio el Papa recibió en audiencia a los tres cardenales encargados de realizar las pesquisas: Julián Herranz, Josef Tomko y Salvatore De Giorgi.
Aunque oficialmente la Santa Sede no ofreció detalles de esta reunión, clave para el desarrollo de la trama en torno al “vatileaks”, trascendió que el reporte de los purpurados incluyó las declaraciones del mayordomo papal a los magistrados que investigan el caso.
Además de los elementos recogidos en varias audiciones llevadas a cabo por los cardenales de la comisión, cuyo objetivo principal es la identificación de los cómplices de Gabriele.
Por lo pronto en los próximos días el mayordomo permanecerá detenido en una celda de seguridad ubicada dentro del cuartel de la Gendarmería Vaticana, como ha ocurrido desde el 23 de mayo pasado cuando fue arrestado por posesión de documentos confidenciales.
El juez del Estado pontificio que conduce el proceso deberá decidir pronto si lo manda a juicio u ordena su libertad, por falta de pruebas.

Siguen investigaciones

La comisión de cardenales formada por el papa Benedicto XVI para investigar sobre la crisis por la fuga de documentos reservados conocida como “vatileaks” continúa sus pesquisas “a todo campo”, aseguró hoy Federico Lombardi.
En un encuentro con periodistas, el director de la sala de prensa del Vaticano indicó que los tres purpurados, Julián Herranz, Josef Tomko y Salvatore De Georgi, ya entrevistaron a un total de 23 personas, a un ritmo de cuatro o cinco por semana.
Se trata de superiores y empleados vaticanos, clérigos y laicos, pero también de personas vinculadas con los ámbitos de investigación que no trabajan en la Santa Sede, precisó.
Además, Paolo Gabriele, el ex mayordomo papal que permanece detenido desde la noche del 23 de mayo pasado bajo la acusación de robo agravado, fue escuchado por los cardenales durante la semana pasada, añadió Lombardi.
Desde abril anterior los tres purpurados realizan pesquisas para dar con los “cuervos”, como han sido bautizados los personajes que desde el corazón de la Sede Apostólica han filtrado a la prensa documentos sensibles del pontificado de Benedicto XVI.
Su búsqueda ya dio como resultado el arresto del “ayudante de cámara” del líder católico, en cuya casa, ubicada dentro del perímetro del Vaticano, fueron encontrados docenas de informes confidenciales.
El sábado último los tres pasaron reseña a sus descubrimientos con el mismo papa durante una audiencia privada la cual, como precisó Federico Lombardi, no significa que su labor haya terminado.
“Ellos tienen un mandato amplio, a 360 grados. Su trabajo continúa y si alguien fue escuchado en las audiciones (conducidas por los cardenales) no significa que sea un sospechoso”, refirió.
El portavoz insistió mucho en subrayar que, durante el encuentro de los purpurados con Joseph Ratzinger, no se manejaron nombres, ni de supuestos autores intelectuales ni de presuntos cómplices del mayordomo, como tampoco de sospechosos.
Consideró prematuro apuntar el dedo contra alguien en particular, aunque no descartó en la existencia de cómplices pero advirtió que, para dar con ellos, es necesario tener paciencia.
“El papa está esperando tener una visión más profunda, después tendremos, me imagino, una reflexión de su parte. Por ahora estamos en una fase de espera. Estaremos contentos de poderla resolver lo más rápida y radicalmente posible, pero para ver en profundidad se requiere tiempo”, indicó.
Durante su encuentro con los periodistas, Lombardi lamentó la visión negativa del gobierno central de la Iglesia transmitida por los medios de comunicación en la cobertura de esta crisis, pero reconoció que sí existen divergencias entre los empleados de la Santa Sede.
“Que existan elementos de tensión y estos se hayan convertido en nudos sobre los cuales se discute esto es seguro, pero quizás se ha dado, de parte de la prensa, una interpretación demasiado negativa. Existen también en El Vaticano diferencias de opinión que no son complots o luchas de poder”, enfatizó.
Sobre la situación procesal de Paolo Gabriele, quien se mantiene como el único imputado por el “vatileaks”, anticipó que permanecerá recluido en una celda de seguridad al interior del cuartel de la Gendarmería Vaticana.
Precisó que aún no se ha establecido el calendario de los próximos interrogatorios formales a los que será sometido, los cuales tendrán lugar en los próximos días pero no inmediatamente.
“La colaboración plena había sido declarada desde el inicio por sus abogados, clara y públicamente. Pero ahora las verificaciones están en curso. Si existe colaboración entonces debe continuar. No todo está concluido y sobre lo que ha dicho o no, nada se filtra”, advirtió Lombardi.
©Univision.com
Comentarios