Calderón canceló proyecto Cabo Cortés en norte de México

EFE | Jun 15, 2012 | 1:12 PM

El proyecto no garantiza la sustentabilidad

MÉXICO - El presidente de México, Felipe Calderón, anunció el viernes la cancelación del proyecto turístico de Cabo Cortés en Baja California Sur, en el noroeste del país, porque la firma española Hansa Urbana aún no ha demostrado científicamente su sustentabilidad.
En un acto celebrado en la residencia oficial de Los Pinos, Calderón explicó que no se ha generado la "absoluta certeza" de que el desarrollo, que abarcaría una extensión de 3.800 hectáreas, "no generará un daño irreversible" al medio ambiente.
"Hace algunos años, la empresa Hansa Baja inició trámites para la construcción de un megadesarrollo turístico llamado Cabo Cortés", dijo Calderón refiriéndose a la firma Hansa Baja Investments, filial de Hansa Urbana.
"Debido a la relevancia ecológica de Cabo Pulmo, la posibilidad de que se construyera el desarrollo turístico Cabo Cortés, en una superficie de 3,800 hectáreas, aledaña al Parque Nacional, despertó inquietudes por parte de las comunidades locales, por parte de académicos y por parte de organizaciones ambientalistas", agregó.
Varias ONG, comunidades locales y ambientalistas habían denunciado que el proyecto Cabo Cortés amenazaba la reserva marina de Cabo Pulmo, declarada en 1995 área natural protegida por las autoridades y en 2005, Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco.
Por tratarse de un "área tan importante para el Mar de Cortés y para el país (...) debe quedarnos a todos la absoluta certeza de que eso no generará un daño irreversible y esa absoluta certeza simplemente no se ha generado", aseguró el mandatario.
Sin embargo, señaló que la anulación del proyecto como fue planteado originalmente "no significa que se deje en estado de indefensión a los inversionistas", a quienes propuso empezar de nuevo con un proyecto que sí sea compatible con la sustentabilidad de Cabo Pulmo.
"En todo caso habrá que empezar de nuevo si esa es la intención de los interesados con el análisis y el estudio de un proyecto de desarrollo que sí sea, absoluta e indubitablemente, compatible con la sustentabilidad de Cabo Pulmo", dijo.
El Gobierno mexicano "está decidido a respetar los derechos de los inversionistas y hacer valer sus activos", aseveró.
Busca que se generen beneficios a los habitantes
Además, aseguró que está en la "mejor disposición de acompañar a los interesados que tienen un derecho legítimo en tales predios (...) a realizar un nuevo proyecto que permita generar beneficios a los habitantes de la zona a partir del turismo" y garantice la conservación de la patrimonio natural de México y el mundo.
Un nuevo desarrollo tendría que llevarse a cabo de la mano de las "opiniones fundadas de la comunidad científica de México especializadas en temas ambientales" y tomar en cuenta en todo momento el punto de vista de las comunidades de la zona, apuntó.
El objetivo es que se diseñe un proyecto que genere empleo, amplíe las posibilidades de visita a este sitio natural y al mismo tiempo proteja integralmente los ecosistemas y genere recursos económicos para hacer posible su preservación, precisó.
La reserva marina de Cabo Pulmo acoge a 226 de las 875 especies de peces que existen en el Golfo de California; hoy es un parque nacional con 7.111 hectáreas, el 99 % de ellas en el mar con el arrecife mejor conservado en el Pacífico.
"Sabemos que es posible encontrar el equilibrio entre el desarrollo de turismo y la economía (...) con la necesaria preservación de nuestra enorme riqueza natural", afirmó Calderón.
Finalmente, destacó que su Gobierno es sensible a las inquietudes de la sociedad, como también a las necesidades de certeza jurídica que requiere toda inversión.
Según el proyecto original, Cabo Cortés incluiría un puerto deportivo de 490 amarres instalado sobre dunas costeras, 27 mil habitaciones y dos campos de golf.
En declaraciones a Efe, el presidente del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), Gustavo Alanís, calificó la decisión de como "un triunfo para la conservación, el cuidado del medio ambiente y la naturaleza".
Es "un mensaje en favor de la legalidad y del estado de Derecho en materia ambiental", así como para los inversionistas "en el sentido de que todos son bienvenidos a México siempre y cuando respeten la naturaleza y cumplan con las leyes" ambientales existentes, dijo,.
Alanís consideró que el resultado es fruto de "un esfuerzo colectivo" de individuos y ONG ambientalistas que en los últimos cinco años han tratado de que el proyecto de desarrollo turístico en Cabo Cortés no avanzara por los riesgos que entrañaba para Cabo Pulmo y sus alrededores.
©EFE
Comentarios