Holder advierte crisis constitucional por "Rápido y Furioso”

Notimex | Jun 12, 2012 | 1:54 PM

Secretario de Justicia niega ante el senado que vaya a renunciar al cargo

WASHINGTON, D.C. - El procurador general Eric Holder advirtió el martes en el Senado sobre una posible “crisis constitucional” en Estados Unidos en caso que avance el proceso de desacato derivado de la operación “Rápido y Furioso” de trasiego de armas a México.
Ante el Comité Judicial del Senado, Holder ofreció reunirse con el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, o el titular del Comité de Supervisión, Darrell Issa, en busca de un arreglo que evite el proceso de desacato previsto para el próximo 20 de junio.
“Estoy proponiendo sentarme… con quien sea para tratar de llegar a un compromiso, en un intento de evitar una crisis constitucional y encontraré maneras creativas de poner a disposición el material”, dijo en alusión a documentos relativos a “Rápido y Furioso”.
Holder dijo estar dispuesto a hacer “concesiones” aún cuando sostuvo que existen bases legales para preservar la confidencialidad de los materiales cuando incluyen aspectos “deliberativos” de la rama ejecutiva.
¿Qué opina del operativo "Rápido y Furioso"? ¿Está de acuerdo con este tipo de operaciones para combatir al narcotráfico? Participe en el Foro de Estados Unidos.
Presión republicana
Los republicanos de la Cámara de Representantes desean que Holder entregue miles de páginas adicionales a las 7,600 entregadas al Comité de Supervisión presidido por Issa o de lo contrario amenazaron con declararlo en desacato.
En paralelo a la audiencia senatorial, el demócrata de más alto rango del Comité de Supervisión, Elijah Cummings, pidió a Issa aceptar la oferta del subprocurador James Cole para discutir los asuntos pendientes antes del previsto voto del desacato la semana próxima.
“Sigo creyendo que es posible resolver las preguntas pendientes en relación con esta investigación sin llegar al desacato”, escribió Cummings.
La carta surge en momentos que el Departamento de Justicia busca evitar el voto de desacato.
Los pasos que siguen
En caso de ser aprobado por el Comité, el caso de desacato pasa al pleno de la Cámara de Representantes donde tiene altas posibilidades de ser aprobado. De allí, sería turnado a la Fiscalía del Distrito de Columbia, encabezada por Ronald Machen Jr.
Bajo la legislación estadunidense, el fiscal debe convocar a un Gran Jurado para determinar si hubo una violación criminal. La sanción potencial incluye una pena carcelaria de un mes a no más de 12 meses.
Durante la audiencia del Comité Judicial, el senador republicano Charles Grassley increpó a Holder sobre si su decisión de no entregar los documentos solicitados sobre “Rápido y Furioso” estaba basada en el argumento de “privilegio ejecutivo”.
Pero a pesar de la insistencia del senador, Holder evitó invocar ese argumento legal aunque insistió en que los documentos contienen aspectos deliberativos de la rama ejecutiva, por lo que existe un precedente legal para retener su confidencialidad.
Hasta el momento el Departamento de Justicia ha entregado 7,600 de las 140 mil en su poder que han sido revisadas.
Citatorio de octubre
Pero los republicanos emitieron un citatorio en octubre pasado que busca documentos adicionales, incluidas comunicaciones entre su oficina y las de los subprocuradores David Ogden, Gary Grindler, James Cole, Manny Breuer, Jason Weinstein, Kenneth Blanco, John Keeny y Bruce Swartz.
El citatorio emitido por Issa cubre además la información relacionada con el asesinato del agente de la Oficina de Servicios Migratorios y Aduanales (ICE) en México Jaime Zapata y del agente Brian Terry.
Aunque Holder dijo en la audiencia que estaba dispuesto a hacer concesiones sobre los documentos, no está claro cuál porción del material pondría a disposición de los republicanos.
Issa sostiene en ese sentido que el Departamento de Justicia no ha provisto al Comité de Supervisión de “ni una sola página” de 12 de las 22 categorías de documentos solicitados.
Entre estas áreas figura la identificación de los altos funcionarios que conocieron la polémica operación, así como la falta de cooperación entre las agencias federales para compartir información sobre posibles arrestos de sospechosos.
La víspera, la Casa Blanca expresó que el presidente Barack Obama tiene “absoluta confianza” en el procurador general.
La controvertida operación de “Rápido y Furioso” derivó en el trasiego ilegal de más de dos mil armas de alto poder a México.
Holder no renunciará
El procurador de Estados Unidos, Eric Holder, rechazó el martes cualquier posibilidad de renunciar al salir al paso a la demanda de que sea removido del cargo debido a su supuesta falta de cooperación en investigaciones como la de “Rápido y Furioso”.
“No tengo intención de renunciar”, reaccionó Holder cuando el senador republicano de Texas, John Cornyn, expresó su expectativa de que el presidente Barack Obama nombre a un nuevo procurador general que no politice la impartición de la justicia.
Holder sostuvo que su agencia ha revisado millones de comunicaciones electrónicas y más de 140 mil páginas relativas a “Rápido y Furioso”, y ha propuesto un encuentro con los líderes republicanos de la Cámara de Representantes para alcanzar un compromiso.
“No me han respondido, lo que sugiere que la intención no es buscar un acomodo, sino una acción política”, señaló Holder durante su comparecencia ante el Comité Judicial del Senado.
Serias acusaciones
Holder fue repetidamente cuestionado por los republicanos del panel senatorial, tanto en relación con el operativo “Rápido y Furioso” de trasiego ilegal de armas a México, como por la designación de dos fiscales en las filtraciones de seguridad nacional.
Aunque sólo Cornyn habló abiertamente de que Holder sea removido del cargo, otros como el senador de Carolina del Sur, Lindsey Graham, acusaron al procurador de poner en entredicho la seguridad nacional de Estados Unidos.
En descargo, Holder defendió no sólo la imparcialidad de los dos fiscales designados para investigar las filtraciones, sino la respuesta del Departamento de Justicia para evitar la repetición de operativos como “Rápido y Furioso”.
Al respecto sostuvo que durante la administración del presidente George W. Bush no se hizo “nada” para frenar operativos similares como el de “Receptor Abierto”, a través del cual se permitió la entrada ilegal a México de unas 300 armas.
“Nadie hizo nada, nada”, dijo Holder en alusión a su antecesor en el Departamento de Justicia.
Destacó asimismo que cuenta con la confianza del presidente Barack Obama, tal como lo expresó la víspera el portavoz presidente Jay Carney en relación con el proceso de desacato activado por los republicanos en relación con “Rápido y Furioso”.
©Notimex
Comentarios