Jacobo García, el hombre que incomodó a Enrique Peña Nieto

Univision.com | Jun 08, 2012 | 4:32 PM

La pregunta obligada en la Feria Internacional del Libro

CIUDAD DE MÉXICO – La noticia dio la vuelta al mundo. Sentado en la silla que días antes usaran Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa, y en plena Feria Internacional del Libro de Guadalajara –la más importante de habla hispana—Enrique Peña Nieto, candidato a la Presidencia de México, no fue capaz de mencionar cuáles son los libros que han marcado su vida.
Hoy, a varios meses de haber hecho la pregunta al candidato presidencial, Jacobo García, corresponsal del periódico español El Mundo, relata a Univision.com cómo fue ese momento que sin duda podría ser de los más incómodos de la campaña por la Presidencia de Peña Nieto, y por el que ha sido objeto de situaciones inexplicables.
“El contexto era la Feria del Libro y era una pregunta obligada. Entiendo que esta era una pregunta normal”, dijo García, el periodista que lanzó tres preguntas con la intención de saber más del puntero en las encuestas por la Presidencia mexicana, sin pensar que Peña Nieto no estuviera preparado para responder.
“A principios de noviembre, cuando era candidato puntero en las encuestas, no sabíamos de sus gustos, si le gusta el cine, si lee mucho, si lee poco. Entonces desconocíamos aspectos de su vida personal, que al fin y al cabo repercute en la gestión pública, así que me pareció una pregunta que intentaba conocer y saber un poquito más sobre los autores y los títulos que lo habían inspirado”.
Aprovechando que, a decir del propio reportero, no era fácil acercarse al candidato presidencial y que en aquella ocasión aparentemente no fue acompañado por la prensa de la fuente política, le lanzó tres preguntas para saber más del lado humano del hombre que las encuestas pintaban como el más claro aspirante presidencial.
Parecía fácil, pero...
“En realidad fueron tres preguntas. Le pregunté por la legalización de las drogas, le pregunté por la presencia del Ejército en las calles y después, e incluso así lo dije, la pregunta fácil era la de los libros. Yo esperaba que la llevara un poquito más preparada, y más porque estaba presentando su propio libro así que perfectamente pudo recurrir al suyo".
Cuando Peña comenzó a hablar, notablemente nervioso y tratando de hacer que fluyeran las palabras, lo que el reportero percibió entre la prensa fue un ambiente “de incredulidad al ver cómo (Peña Nieto) se enfangaba en su respuesta”.
Recordemos lo que atinó a decir el candidato:
“Pues, he leído varios, desde novelas, que me gustaron en lo particular. Difícilmente me acuerdo del título de los libros. La Biblia es uno. La Biblia en algún momento de mi vida y algunos pasajes bíblicos. No me leí toda la Biblia, pero sí algunas partes. Sin duda, en alguna etapa de (mi) vida, fue importante, sobre todo en la adolescencia (…) Leería algo que seguramente mi vocación por la política alentaba este espíritu. 'La Silla del Águila', de Krauze [en realidad de Carlos Fuentes] (...) Y hay otro libro de él mismo que quiero recordar el nombre sobre caudillos, (pero) no recuerdo el título exacto”.
El reportero, mientras tanto, reflexionaba sobre el momento, calificándolo como “uno de esos puntos de inflexión que marcan la vida de un candidato”.
“Para un marco en el que estábamos, me pareció una falta de respeto, además es esa manía que tienen en las ferias de llevar a políticos que presenten libros que no han escrito”.
¿Las consecuencias?
Pero el de Peña Nieto no ha sido el único caso en que un político manifiesta carencias a nivel cultural. ¿Quién no recuerda a Jorge Luis Borgues, como nombró Vicente Fox al escritor Jorge Luis Borges? Jacobo García recuerda además a Esperanza Aguirre, una reconocida política española que dijo que “Sara Mago” era una pintora.
La cuestión cultural “es uno de los puntos flacos que suelen” tener los políticos, reconoció García, quien destacó el derecho del electorado de saber a quién tienen delante a la hora de votar. Sin embargo, el que un candidato haya leído mucho no lo hace buen presidente, admitió el reportero de El Mundo.
Jacobo García dijo que este tropezón provocó que la clase intelectual y la gente con inquietudes culturales se divorciaran del candidato priísta, Enrique Peña Nieto.
“Comentarios groseros, anónimos, llamadas a la casa” son algunas de las cosas fuera de lo normal que le han sucedido al periodista, luego de su incómodo encuentro con Peña Nieto en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. “Pero bueno, digamos que por ahora el problema se limita a eso. Nada importante”.
'Pueden ser guapos, pero hay que ver lo de dentro'
Jacobo García fue muy claro al decir que leer más o menos libros no hace de nadie un mejor o peor gestor. Sin embargo, enfatizó que recintos como La Feria internacional del Libro deben ser respetados por lo que representan. “Lo que sí creo es que no se debe utilizar la plataforma cultural para hacer proselitismo político o campaña (…), pues la Feria Internacional del Libro de Guadalajara es la más importante en español”.
“No atinar ni siquiera a decir un libro bien, es muy pobre. Es cierto que a partir de esto se ha creado un slogan y me alegro que la cultura y la lectura de libros sea algo importante para la sociedad, que haya una conciencia de que leer, la literatura y los escritores nos hacen más libres (…) Lo que más me alegra es que los libros se hayan convertido en una reivindicación de los estudiantes; me alegra que ellos consideren que los libros son importantes para un presidente, pues eso coloca a la cultura en un punto donde no estaba. Les puede importar que sean guapos, que estén bien vestidos, que hablen bien, todas esas cosas. Pero creo que la gente se ha dado cuenta que es más importante ver qué hay dentro”, concluyó el periodista.
©Univision.com
Comentarios