Siguen las deportaciones de inmigrantes de Estados Unidos

Univision.com* | Jun 07, 2012 | 11:44 AM

The New York Times dice que cifras son altas pese a que el gobierno revisa miles de casos

A pesar que el gobierno revisa desde agosto del año pasado miles de casos de deportación para ver si cancela expedientes que entre otros requisitos carecen de antecedentes criminales, llevan tiempo en el país y han establecido familias, las deportaciones de inmigrantes continúan.
Luego de siete meses de revisiones de un ambicioso plan anunciado por el gobierno del presidente Barack Obama en 2011, muy pocos casos han sido cancelados al tiempo que crece el número de inmigrantes decepcionados por la respuesta de la Administración, reportó el diario The New York Times.
El periódico dijo que las autoridades de inmigración han revisado más de 411 mil expedientes, y que menos del 2 por ciento de ellos se han cerrado hasta ahora.
El 18 de agosto del año pasado el director de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE), John Morton, detalló que el plan contemplaba la revisión de unos 300 mil casos de extranjeros con orden de deportación.
¿Qué opina de la política de deportaciones del gobierno de Obama? Participe en el Foro de Inmigración.
Menos de lo esperado
El diario dijo que los números de inmigrantes beneficiados por la medida administrativa “están muy por debajo de las expectativas”, y que la mayoría de quienes se han favorecido y que se iban a beneficiar son latinos.
ICE dijo en agosto que la medida permitiría acelerar miles de expedientes que se han retrasado a causa de la acumulación, y que estudiaría el cierre de algunos casos de inmigrantes que tienen lazos familiares en Estados Unidos y no han sido procesados por la comisión de delitos.
Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) explicaron que las revisiones se han visto frenadas por “demoras burocráticas” en la verificación de antecedentes penales, pero aseguraron que miles de deportaciones podrían ser suspendidas en los próximos meses.
Activistas por los derechos de los inmigrantes y legisladores demócratas tildaron de “vacilante” la revisión y dijeron que la Administración Obama estaba ofreciendo “muy poca ayuda a los inmigrantes” y que “muy pocos que podrían calificar” al programa anunciado en agosto del año pasado.
Limbo legal
En el caso de aquellos cuyos casos han sido cerrados, los activistas denunciaron problemas. Indicaron que cuando los fiscales de inmigración cierran un caso, se quedan en un limbo legal sin estatus migratorio y sin la posibilidad de gestionar un permiso de trabajo o una licencia de conducir.
The New York Times dijo que la revisión de los miles de casos de deportación se trata del esfuerzo más importante de la administración para aliviar el impacto en las comunidades de inmigrantes de la severa política de deportaciones de Obama.
En los tres últimos años la administración ha roto récords sucesivos y la cifra supera los 1.1 millones de deportados. El gobierno asegura que la mayoría de ellos tenía antecedentes criminales, pero activistas por los derechos de los inmigrantes contradicen al gobierno y aseguran que la cantidad de deportados sin antecedentes criminales graves es muy superior a lo que señalan las autoridades y la propia Casa Blanca.
Señales que no convencen
Según el activista Juan José Gutierrez, presidente de la organización Vamos Unidos USA, en Los Angeles, California, “entre seis y siete de cada 10 inmigrantes deportados por el gobierno del presidente Obama entre 2009 y 2011 no tenían antecedentes criminales graves como asegura la administración”.
“Esa es la razón del por qué la actitud de algunos de nosotros que apoyamos de forma total la candidatura de Obama en 2008. En estos momentos él no cuenta con el mismo entusiasmo. Tenemos una actitud ambivalente, si podemos llamarla así. Pero es en respuesta a esta política antiinmigrante. Él (el presidente) ha mandado señales que todavía no nos convencen, entre ellas la nueva política o norma de deportación”.
Gutiérrez añadió que “el mandatario dijo el año pasado que este año iba a arrestar y deportar a indocumentados que fuesen criminales peligrosos. Y la verdad es que se sigue deportando a una inmensa mayoría de personas que no tienen papeles. Lo único que ha cambiado en la política de Obama es que ahora nos está dando más atole endulzado con el dedo que antes”.
Respecto a soluciones en el corto plazo para aliviar la permanencia de los 11 millones de indocumentados, el activista apuntó que “el Presidente dice que él apoya la reforma migratoria, pero que los republicanos malos en el congreso son los responsables. Pero los poderes ejecutivos que él tiene y puede usar no los ha implementado todavía. Estamos esperando. Hemos esperado por mucho tiempo ya”.
Los más perjudicados
En Texas piensan como en California. Teodoro Aguiluz, director del Central American Resource Center (CARECEN) en Houston, Texas, dijo a Univision.com que la mayoría de los deportados en los años fiscales 2009, 2010 y 2011 “no tenían antecedentes criminales serios que constituyeran una amenaza para la seguridad de Estados Unidos”.
“Definitivamente creemos que se encuentra resquebrajada la ley de inmigración y los programas que se han impuesto en contra de nuestras comunidades”, y que “lo único que han hecho las autoridades es sangrar a nuestras familias. Son las familias trabajadoras las más perjudicadas”.
Aguiluz explicó que cruzar la frontera sin papeles “el gobierno lo considera un acto criminal. Y por eso aseguran que todos los deportados son criminales. Pero es la farsa más inhumana que el gobierno del presidente Obama ejecuta en contra de nuestras comunidades. Este presidente será el primero que se llevara el primer lugar en herir a nuestras familias con el número más alto de deportaciones en la historia de los Estados Unidos”.
“Nosotros hemos revisado las cifras entregadas por el gobierno y las hemos comparado con la información que nos proporcionan las policías locales en Texas. Ellos están de acuerdo en que apoyan una identificación para los habitantes, porque la mayoría de las personas que ellos detienen es por falta de documentación. Y entonces viene la migra y los levanta por medio de la 287(g). Son las propias policías las que nos han dicho que las personas que se lleva ICE por medio de este programa federal no tienen delito, pero que se los llevan por no portar papeles, no por ser criminales, aunque después el gobierno diga que sí lo son”.
El "camino perfecto"
En Miami también hay preocupación, nerviosismo y malestar por las deportaciones. “Siempre hemos manejado cifras similares a las que manejan otras organizaciones. Entre un 65% y 70 % de las personas que han sido deportadas por el gobierno en los últimos tres años no tenían ninguna violación a ninguna ley, ni siquiera a ordenes municipales como botar basura o mantener un jardín con el césped a cierto tamaño”, dijo a Univision.com Carlos Pereira, director del Centro De Orientación Del Inmigrante (CODI).
Explicó que “el sistema encontró el camino perfecto para ser más eficaz y mejorar sus logros, y sus estadísticas en lo que es el enforzamiento de la ley basado en el trabajo colectivo con otras agencias de gobierno tales como policías estatales, municipales y de algunas ciudades que no saben el valor que pierden cuando  mantienen a un indocumentado en espera por las autoridades de inmigración para ser deportado”.
Pereira añadió que el programa Comunidades Seguras “es un buen logro para ellos. Ahora lucen más eficientes sus estadísticas, son las mejores cifras en la historia de la nación, pero están haciendo más daño a la base de la nación Americana como la familia y la inmigración. Las leyes actuales y los programas están dividiendo a las familias”.
De los anuncios del gobierno sobre la activación de programas como la revisión de miles de casos de deportación anunciado en agosto de 20º11, Pereira dijo creer que “existe una doble moral de parte del gobierno. Por un lado se quiere mostrar como que quieren resolver el problema de la inmigración, pero por el otro lado empujan leyes y enforzan cada día más leyes en contra de nuestra gente. Es pura política. El tema de la inmigración no aparece en la agenda de temas por resolver. Siempre se habla de la economía, la salud, el trabajo, la educación etc, como los puntos principales para resolver, pero lo irónico que cuando se habla de política y de elecciones se habla más de inmigración que de los temas que presentamos arriba”.
Letra escarlata
La Coalition for Humane Immigrant Rights of Los Angeles (CHIRLA) no se queda atrás en las críticas a la severa política de deportaciones del gobierno. “Nosotros insistimos que entre 60% y 70% de los inmigrantes deportados en los últimos años (2009, 2010 y 2011) no tenían antecedentes criminales que ameritaban su deportación”, dijo a Univision.com Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la organización basada en California.
“ICE sigue cambiando la definición de un inmigrante criminal día con día reduciendo así la barra de lo que significa cometer un crimen castigado con el exilio”. Y agregó: “al criminalizar a los inmigrantes se les esconde del resto de la sociedad y el atropello que sufren es más fácilmente ignorado y hasta requerido”.
En cuanto a la cifra de 1.1 millón de inmigrantes deportados por la Administración, “será la letra escarlata que ésta administración portará al resto de su mandato. Nosotros creemos que son cerca de 500 mil personas deportadas anualmente, lo cual da un total 1.5 millones de inmigrantes expulsados por Obama. Pero mientras son peras o son manzanas, las cifras de familias que han caído víctimas de este sistema inhumano e injusto son tantas que no nos cabe duda que la alfombra roja de bienvenida para este presidente estará salpicada de lágrimas y sangre de los inmigrantes”.
El voto latino
Con el récord de deportaciones a cuesta, Obama no ha logrado avanzar en el Congreso hacia la aprobación de una reforma migratoria que incluya una vía de legalización para la mayoría de los 11 millones de indocumentados que viven en el país.
The New York Times señaló que la demora pudiera impactar negativamente en el voto latino en los comicios del martes 6 de noviembre, cuando los electores acudan a las urnas a elegir presidente.
En 2008 sacudieron a las urnas 10.2 millones de electores latinos de un total de 19 millones registrados. De ellos, 6.7 millones le dieron su apoyo a Obama y el tema de la reforma migratoria fue determinante para incentivar al electorado y captar su atención.
En 2010 los votantes latinos podrían ser cruciales para Obama en varios estados en disputa, dijo el diario. Y los resultados en materia migratoria sin duda serán determinantes.
La revisión de los miles de casos de deportación anunciada en agosto se inició en noviembre. Y al 29 de mayo los fiscales han examinado 288,361 casos, de acuerdo con cifras oficiales. De ellos, solo 4,403 casos fueron cerrados.
La cifra fue criticada por la representante Zoe Lofgren (demócrata de California). Dijo que era demasiado baja para tanto trabajo. Y funcionarios del DHS indicaron que durante la revisión se había identificado a cerca de 20,600 inmigrantes que enfrentan la deportación y que tenían derecho a que sus casos fueran cerrados, pero no se vieron beneficiados. La cifra representa carca de un 9% delo total de casos vistos hasta ahora.
Intento fallido
Luego de emoción causada tras el anuncio del 18 de agosto, aparecieron las preocupaciones y los temores. "La política discrecional fue recibido con un gran sentido de esperanza", dijo Angélica Salas, directora ejecutiva de CHIRLA a The New York Times. "Pensamos que esta era una manera de que podíamos mantener a nuestras familias unidas. Pero en este punto se siente como otro intento fallido de alivio”.
El diario también dijo que miles de casos a revisión se han estancado en el proceso de verificación de antecedentes, y que las autoridades insisten en dentro de unos meses a muchos inmigrantes indocumentados se les ofrecerá la oportunidad de que sus deportaciones sean suspendidas.
"Al final del día vamos a decir a más de 20 mil personas: No los  vamos a deportar. Eso es una cosa muy importante", dice el gobierno.
La Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA) advierte a la población indocumentada que la medida adoptada por el gobierno en agosto del año pasado -y que afecta la política de deportaciones- no se trata de una “amnistía", y recomienda estar atentos a posibles estafas por parte de tramitadores o notarios que realizan gestiones no autorizadas.
Simultáneamente, el gobierno señala que la revisión de miles de casos ha supuesto un gran esfuerzo por los fiscales y jueces, y que en ocho ciudades con alto número de casos todas las audiencias de la corte de inmigración regulares fueron suspendidas por dos semanas para que los fiscales puedan concentrarse en la revisión de los expedientes.
Los favorecidos
En cuanto a los favorecidos, ICE señaló que de acuerdo con directrices extendidas por el director Morton, se incluyen inmigrantes sin papeles que son parientes cercanos de ciudadanos estadounidenses o que llegaron al país cuando eran niños o que han servido en el Ejército.
El diario explicó que cuando los casos se cierran, las deportaciones se suspenden, pero los expedientes no se cancelan y los inmigrantes favorecidos por la medida no reciben permisos de trabajo.
Debido al limbo en que quedan, muchos han rechazado las ofertas de los fiscales y eligieron luchar en los tribunales para conseguir un estatus migratorio legal y tener la oportunidad de gestionar una autorización de empleo e insertarse en la sociedad estadounidense como un residente legal permanente.
Según las cifras aportadas por The New York Times, a la fecha 3,998 inmigrantes han rechazado ofertas de los fiscales, casi la mitad de los que recibieron el beneficio del plan de agosto.
Abogados que representaron a los favorecidos indicaron que tenían argumentos de peso para presentar a los jueces y lograr la residencia o green card. "Le hemos estado diciendo a la Administración que no van a obtener buenos resultados, porque la gente no va a aceptar esta oferta", dijo Gregory Chen, director de promociones de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA).
Los republicanos del Congreso no respaldan el plan discrecional de revisión de deportaciones impulsado por Obama. El legislador Elton Gallegly (republicano de California), quien preside el subcomité de Inmigración del Comité Judicial de la Cámara de Representes, tildó el plan de revisión de agosto como una “amnistía por la puerta trasera” para miles de inmigrantes ilegales en el proceso de ser deportados, y que se trata de "un claro abuso de discreción del presidente".
©Univision.com*
Comentarios