Respaldan pastores a inmigrantes en huelga de hambre en Chicago

Notimex | Jun 05, 2012 | 1:59 PM

De no encontrar pronto respuesta a su llamado, los huelguistas se trasladarán a las puertas de los hospitales

CHICAGO, Illinois - Un grupo de pastores de diferentes credos religiosos manifestaron el martes su apoyo a la huelga de hambre que iniciaron madres, esposas y hermanos de inmigrantes indocumentados que requieren atención especial por graves padecimientos.
Los religiosos, integrantes de la Red Nacional de Oración, acudieron a manifestar su solidaridad a la Iglesia Nuestra Señora de Guadalupe, del vecindario mexicano La Villita, donde se inició este domingo el ayuno que pretende trasladarse de forma ocasional frente a las instalaciones de los centros médicos de la Universidad Loyola y la Universidad de Illinois en Chicago (UIC).
"Como Pastores Cristianos nos solidarizamos con nuestros hermanos y hermanas en huelga de hambre para salvar las vidas de sus hijos e hijas en necesidad de trasplantes o atención especializada" dijo a los huelguistas el religioso Jorge Fuentes, coordinador de la red.
Con esta protesta los ayunantes están pidiendo atención urgente para sus familiares con enfermedades mortales a dos centros médicos que tienen tratamientos especiales a sus necesidades, pero que se niegan a recibir a indocumentados.
¿Qué opina de las restricciones em materia de salud a inmigrantes indocumentados? Participe en el Foro de Inmigración.
Llamado de atención
En tanto, el sacerdote José Landaverde, quien encabeza la acción, dijo que habrá un primer intento de llamar la atención de la dirección de ambos centros médicos "para que vengan a dialogar con las familias en huelga de hambre aquí, en la iglesia".
Pero de no encontrar pronto respuesta a su llamado, los huelguistas se trasladarán a las puertas de los hospitales.
Landaverde explicó que el objetivo de la huelga de hambre no es sólo beneficiar a los familiares de quienes la realizan, "que ya están haciendo un esfuerzo por juntar recursos y cuentan con una primera respuesta del Centro Médico Rush para atender sus casos”.
Indicó que “es también para abrir más espacios de atención especial para inmigrantes que la necesitan pero que por ser indocumentados son rechazados".
Protesta pacífica
El religioso reiteró que su protesta va dirigida a ambos centros médicos universitarios debido a que cuentan con los tratamientos necesarios pero se niegan a recibir a los indocumentados, y "están poniendo el dinero por encima de su misión de salvar vidas".
Criticó a la Universidad Loyola, institución privada de la congregación católica jesuita, por actuar en contra de la doctrina cristiana, así como a la UIC que se dice pro inmigrante.
Actualmente encabezan el ayuno permanente siete personas: Catalina Arroyo, Sonia López, Lorenzo Arroyo, Isabel Guerrero, Vicente Carreón, Hilda Burgos y el sacerdote Landaverde, quienes se alimentan de líquidos como jugos y caldos.
Se espera que el número de participantes en esta huelga de hambre se incremente, además de que en algunos casos tienen previsto el relevo por un familiar si se prolonga la protesta pacífica.
El caso mariscal
Sonia López, madre de Jorge Mariscal, joven de 23 años que requiere un trasplante de riñón, comentó que se sumó a la huelga de hambre como un acto de desesperación ante la dificultad para encontrar la ayuda médica requerida para su hijo.
"Mi hijo sufre de insuficiencia renal desde el 2005 y hemos hecho todo para juntar los recursos para su trasplante de riñón, yo misma soy la donadora, pero además de la operación requiere un tratamiento especial que el Centro Médico Loyola desarrolla, pero no quiere atenderlo porque es indocumentado", dijo.
En tanto, Lorenzo Arroyo, quien sufre Amyloidosis, una rara enfermedad por la que murió su madre hace dos años y que padecen otros dos hermanos, realiza la huelga de hambre junto con otros familiares en la búsqueda de atención médica para él y Elfego Arroyo, ya que ambos requieren un trasplante de hígado.
Por su parte, Hilda Burgos, madre de un joven indocumentado que recibió trasplante de riñón en la UIC en el tiempo del gobernador Blagojevich, dijo que se unió a la huelga como parte de su labor de apoyo a quienes padecen la situación que vivió su hijo.
Consideró que "es una forma de darle gracias a la vida, ayudando a otras familias que están sufriendo".
©Notimex
Commentarios