Funes cumple tres años en el poder de El Salvador

AFP | May 31, 2012 | 8:09 PM

Los sondeos

SAN SALVADOR - El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, cumple el viernes tres de sus cinco años de gobierno, con aciertos sociales reconocidos pero criticado por la situación de la economía y la inseguridad que agobia al país, pese a una tregua declarada por las pandillas.
Primer gobernante de izquierda en este país centroamericano, Funes puso fin el 1 de junio de 2009, con el ex rebelde Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), a 20 años de gobiernos de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena).
Un 52% de los salvadoreños considera el cambio "positivo", según un sondeo de la jesuita Universidad Centroamericana (UCA) publicado el martes, pero cerca de un 55% cree que la situación económica "ha empeorado" en el país, donde la pobreza alcanza al 38% de los 6,2 millones de habitantes y el desempleo y subempleo a un 36%.
"La gente está resintiendo el golpe del mal estado de su bolsillo, y lo preocupante es que no se ve en el horizonte una política clara que nos indique el rumbo que en materia económica estamos tomando", opinó el economista Luis Membreño.
Los problemas sociales 
Los salvadoreños se quejan del elevado costo de la vida, con una canasta básica que cuesta 188 dólares y un salario mínimo de 220 dólares.
El economista Ricardo Perdomo consideró que Funes ha tenido en parte "poco margen de maniobra" en la economía, porque heredó un país con escasos recursos disponibles.
"No tener dinero en caja te crea una serie de problemas, se debe priorizar los proyectos y ¿cómo se prioriza entre tanta necesidad? Lo que se ha hecho es aliviar un poco los gastos en ciertos rubros de la familia", comentó.
Según la UCA, un 41.2% de los salvadoreños percibe que aumentó la inseguridad frente a un 37.1% que estimó lo contrario, mientras un 21.7% la percibe igual.
Gracias a una tregua declarada en marzo entre las principales pandillas, la Mara Salvatrucha y la Mara 18, bajó de 14 a cinco la cifra de homicidios diarios, pero las extorsiones y robos persisten con fuerza y la acción de los narcotraficantes.
"La tregua de las pandillas es para el gobierno la oportunidad de intentar poner fin a un grave problema con nuestros jóvenes, que ha afectado a todos; pero no hay que dejar de ver otros ángulos: el crimen organizado", advirtió el politólogo Antonio Martínez.
La inseguridad 
Como medida para enfrentar la violencia, Funes designó a dos generales al frente de la seguridad ciudadana y le cayó una lluvia de críticas de sectores políticos y sociales, que lo acusaron de violar los acuerdos que pusieron fin en 1992 a 12 años de cruenta guerra civil.
"La militarización de la seguridad es un grave retroceso en la democracia salvadoreña", consideró la analista Janet Aguilar, de la UCA.
Funes se ha reunido con dirigentes de la empresa privada, iglesias y líderes políticos, en busca de una estrategia que cree oportunidades laborales para los jóvenes, a fin de evitar que emigren o se incorporen a las pandillas.
En marzo, el FMLN recibió en los comicios legislativos una sanción por el tema económico y de seguridad, al obtener 31 de los 84 escaños -cuatro menos de los que tenía-, en tanto que Arena subió uno y alcanzó 33.
Pese a eso Funes tiene cierta aprobación. Un 21.3% avala en "mucho" su gestión frente a un 16.7% que la reprueba, y el resto tiene opiniones intermedias, según un reciente sondeo del diario La Prensa Gráfica.
"Ha hecho bien las cosas con los escolares, les ha regalado zapatos, cuadernos (...), pero los salvadoreños no necesitan sólo eso", dijo a AFP el ex comandante guerrillero y analista Dagoberto Gutiérrez.
El gobierno de Funes invirtió 75 millones de dólares en útiles y uniformes para estudiantes de primaria; y el proyecto Ciudad Mujer ha capacitado en oficios y atendido en salud y educación a unas 20.000 mujeres.
Al cumplir su tercer año de gestión, el mandatario, de 52 años, presentará este viernes un informe al Congreso.
©AFP
Commentarios