Kofi Annan llegó a Siria horrorizado por la masacre en Hula

Univision.com | May 28, 2012 | 11:42 AM

Siguen las matanzas y atentados en Siria

DAMASCO - El emisario internacional, Kofi Annan, llegó a Damasco donde se declaró "horrorizado" por la reciente matanza de Hula y se reunirá con el presidente sirio Bashar al Asad, cuyo régimen fue severamente condenado por el Consejo de Seguridad de la ONU.
Esta es la segunda visita de Annan a Siria desde que fue nombrado mediador de la ONU y de la Liga Árabe, hace tres meses, y se produce tres días después de la masacre de Hula, en el centro del país, que dejó el viernes 108 muertos, de ellos 34 niños, y 300 heridos.
"Estoy personalmente conmocionado y horrorizado por los trágicos acontecimientos de hace algunos días", dijo Annan a su llegada a la capital siria, refiriéndose a esta masacre. "Es un acto repugnante, de graves consecuencias", añadió.
Annan también se entrevistará con "representantes de la oposición y de la sociedad civil", así como con el general Robert Mood, jefe de la misión de observadores en Siria, según su entorno.
La visita del emisario se produce en plena violación del alto el fuego que el propio Annan negoció. Este mismo lunes, tres militares ya habían muerto en Alepo (norte) y dos civiles en Homs y Hama, según el Observatorio sirio de derechos humanos (OSDH).
La víspera, murieron 87 personas en Siria, según el OSDH, uno de los balances mas graves desde la entrada en vigor de la tregua, el 12 de abril.
Los niños, víctimas de Siria
Al menos 34 de ellas perecieron en la ciudad de Hama (centro), donde las tropas gubernamentales llevaron a cabo una amplia ofensiva. Según el OSDH, con sede en Gran Bretaña, Hama, uno de los focos de la contestación, fue atacada con ametralladoras pesadas y cohetes, y siete menores y cinco mujeres figuran entre las víctimas.
Esta ofensiva se produjo en el mismo momento en el que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas condenaba el domingo en Nueva York a las autoridades sirias por el ataque de Hula. Las imágenes de sus víctimas, especialmente los niños, conmocionaron al mundo entero.
En un comunicado, los quince miembros del Consejo -incluso Rusia, gran aliado del régimen sirio- dijeron que las muertes fueron confirmadas por los observadores de la ONU en Siria y que los ataques "incluyeron bombardeos de artillería y tanques del gobierno contra un barrio residencial".
Además, pidieron nuevamente al presidente Asad que retire el armamento pesado de las ciudades sirias, tal como lo estipulaba el plan de Annan.
Este lunes, el gobierno ruso subrayó que no apoya al régimen sirio sino el plan de paz de Annan, pero instó a la comunidad internacional a no perseguir únicamente la caída del presidente Bashar al Asad.
"Nosotros no apoyamos al régimen sirio, apoyamos el plan de Kofi Annan" pero las potencias internacionales tienen "que jugar el mismo juego, que es trabajar para aplicar el plan Annan y no para lograr un cambio de régimen", dijo el ministro de Relaciones Exteriores ruso Serguei Lavrov, tras reunirse con su homólogo británico William Hague.
Hague, a su vez, advirtió que Siria tiene que optar entre "el plan de Annan o la guerra civil".
Por su lado, China pidió el lunes una "investigación inmediata" sobre la matanza de Hula, pero no señaló como responsable al gobierno de Asad.
China "condena con fuerza" la masacre y exige "una investigación inmediata sobre los hechos así como que se busque a sus autores", declaró el portavoz del ministro chino de Relaciones Exteriores, Liu Weimin.
Irán también denunció la masacre de Hula, aunque la calificó de "sospechosa", intentando exculpar a las fuerzas del gobierno sirio.
Por otro lado, los Hermanos musulmanes de Siria acusaron al Consejo de Seguridad de enviar un "mal mensaje" al régimen sirio tras la matanza de Hula, al contentarse con publicar una "declaración vacía" en lugar de tomar acciones efectivas, incluso mediante la fuerza.
Finalmente, la organización de Derechos Humanos Human Rights Watch exigió el lunes una investigación de la ONU sobre la matanza, y subrayó que "mientras los combatientes puedan seguir actuando impunemente, los horrores en Siria van a continuar".

Ataques en Damasco

Por lo menos 25 personas, en su mayoría militares, murieron el lunes en Siria, donde estallaron violentos combates entre el ejército y los insurgentes a poca distancia de Damasco, indicó el opositor Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).
Se registraron nuevas manifestaciones masivas por tercer día consecutivo para denunciar la masacre en Hula (centro) del viernes, atribuida por los opositores al régimen del presidente Bashar al Asad.
Al menos ocho soldados y dos insurgentes murieron en combates en Yabrud, una ciudad que se encuentra a poca distancia de la capital contra la cual las tropas lanzaron un ataque de gran envergadura el lunes por la mañana.
En la misma provincia, miles de personas participaban en la localidad de Tall en funerales de civiles muertos la víspera. En la cercana Ain el Mnin, siete soldados murieron en la madrugada del lunes en un ataque contra el autobús que los transportaba.
En la provincia de Idleb, un rebelde fue asesinado a balazos en Saraqeb por un miliciano partidario del régimen que más tarde fue encontrado muerto en la autopista.
Un francotirador mató a un muchacho de 14 años en el barrio al Faria de Hama (centro). En la misma provincia, tres civiles fueron heridos durante un ataque lanzado por las fuerzas del régimen contra la localidad de Traimse.
En la provincia de Alepo (norte), tres oficiales murieron y 19 militares fueron heridos al estallar el autobús en el que circulaban en la ruta que va al aeropuerto.
En Tafas, en la provincia de Deraa (sur), un civil fue asesinado a balazos.
El domingo pasado, diversos actos de violencia en Siria dejaron 87 muertos, según el OSDH, 34 de los cuales en Hama, que fue blanco de una ofensiva de las fuerzas gubernamentales contra barrios residenciales en represalia por la muerte de soldados en enfrentamientos con los desertores.
©Univision.com
Commentarios