Jueza federal declara inconstitucional el veto a militares abiertamente gays

Univision.com y Agencias | Sep 10, 2010 | 9:03 AM

Solicitarán bloqueo

RIVERSIDE, California - Una jueza federal declaró inconstitucional el veto de las fuerzas armadas a tener en sus filas a miembros abiertamente homosexuales, y dijo que emitirá una orden para impedir al gobierno aplicar esa política en todo el país.
La jueza federal de distrito Virginia Phillips dijo que la prohibición, conocida como "No preguntes, no digas" (Don't ask, don't tell) , viola los derechos de los gays y lesbianas garantizados por la Primera Enmienda constitucional.
Phillips solicitó una petición judicial para bloquear la ley porque señaló que ésta no tiene nada que ver con el estar preparado o no para servir en el Ejército y, por el contrario, tiene un "efecto negativo" para las Fuerzas Armadas.
La política "No preguntes, no digas" le prohíbe a las fuerzas armadas preguntarle a sus miembros cuál es su orientación sexual, pero le permite sacar de sus filas a los que reconozcan ser gays o sean descubiertos en actividades homosexuales, incluso en la privacía de sus propios hogares fuera de la base.
En el fallo, Phillips dijo que la política no favorece la preparación del instituto armado y en cambio tiene un "efecto directo y de deterioro" sobre las fuerzas armadas.
El grupo Log Cabin Republicans (Republicanos de la Cabaña), con unos 19 mil miembros que son militares en retiro y activo, presentó en el 2004 una demanda en busca de un mandato judicial para suspender esa política. Phillips anunció que elaborará el mandato con apoyo del grupo dentro de una semana, y el gobierno federal tendrá una semana para responder.
El Pentágono en silencio
Varios correos electrónicos fueron enviados fuera de horas hábiles al abogado Paul G. Freeborne del Departamento de Justicia y al Pentágono en busca de declaraciones, pero no hubo respuesta de inmediato.
Esta es la mayor acción legal contra esta ley que durante décadas ha generado polémica y que el presidente Barack Obama aseguró que cambiaría.
Según ha denunciado el grupo Log Cabin Republicans, más de 13,500 militares han sido expulsados de las Fuerzas Armadas estadounidenses desde que entró en vigor esta ley.
"Esta decisión cambiará las vidas de muchas personas que sólo querían servir al país con valor", expresó Dan Woods, abogado del grupo.
Woods argumentó durante el juicio, sin jurado, que la política viola los derechos constitucionales de los militares gay a la libre expresión, a la asociación pública y al proceso debido. Los abogados también incluyeron las declaraciones de Obama en el sentido de que la política de "no preguntes, no digas" debilita la seguridad nacional.
Freeborne había señalado que el debate sobre la medida era un asunto político y que el caso debiera ser decidido por el Congreso, mas que por una corte.
La Cámara de Representantes federal votó en mayo por revocar la política y el Senado prevé tratar el caso este año.
Los abogados del gobierno también dijeron que Phillips carecía de autoridad en el tema para presentar un mandato judicial de alcance nacional.
Seis oficiales militares, que fueron dados de baja con base en la política, ofrecieron su testimonio en el juicio. Un oficial condecorado de la Fuerza Aérea dijo que fue echado debido a que algunos de sus colegas husmearon en sus correos electrónicos personales cuando estuvo en Irak.

No comparten dormitorios

El jefe de los marines estadounidenses, general James Conway, afirmó en días pasados que la mayoría de sus soldados no desea compartir sus dormitorios con compañeros homosexuales.
"Puedo decirles que una vasta mayoría (de marines) no querrían compartir un dormitorio con una persona abiertamente homosexual", dijo Conway en una conferencia de prensa en el Pentágono.
En ese sentido, se manifestó opuesto a modificar la ley Don't Ask, Don't Tell ("No preguntes, no digas"), que impide a los soldados estadounidenses revelar su opción sexual a riesgo de ser dados de baja.
El militar, que en octubre se retirará, insistió además en que si se levanta el tabú homosexual en las Fuerzas Armadas estadounidenses, van a tener que buscar voluntarios para compartir los cuarteles de homosexuales porque muchos soldados "muy religiosos" se oponen a ello.
"Algunos no están en contra. Y quizás el voluntariado sea la mejor forma" de proceder, insistió.
El 28 de mayo, la Cámara de Representantes votó la derogación de esa ley, pero el debate sobre el asunto promete polémica en el Senado, donde muchos se oponen a la medida.
Más de 13,500 militares fueron excluidos del Ejército desde que la ley comenzó a regir en 1993.
Según un reciente sondeo de CNN y Opinion Research, cerca de 78% de los estaoounidenses creen que las personas abiertamente homosexuales deben ser autorizadas a servir en el Ejército.
Debate en la cúpula militar
El pasado febrero, el Pentágono anunció que estudiaba acabar con la polémica ley que fue promulgada en 1993 durante la presidencia de Bill Clinton. Desde entonces se ha iniciado un debate entre la cúpula militar, que ha incluido a los propios militares y sus familias para determinar cuál es la mejor forma de acometer el cambio. Asimismo, ha realizado un estudio sobre el impacto que la derogación de esta ley puede tener en las tropas. El presidente Obama respaldó en mayo un acuerdo alcanzado entre destacados legisladores para poner fin a esta ley antes de diciembre de este año, pero los activistas a favor de abolir esta norma reprochan a la administración que no se han hecho los avances suficientes.
©Univision.com y Agencias
Comentarios