Enrique Peña Nieto y Ángelica Rivera, un cuento de hadas

ImpreMedia Digital, LLC | May 21, 2012 | 2:30 PM

Como una historia de telenovela

CIUDAD DE MEXICO- "La apostura de Peña Nieto y su pareja, La Gaviota, que es una mujer atractiva, hacen una pareja de final feliz", manifestó el analista político Jorge Zepeda Patterson.
"Esto está asociado a estas nociones de que necesitamos a un triunfador en Los Pinos (la mansión presidencial)".
O como dice Alejandra Lagunes, especialista en redes sociales de la campaña de Peña Nieto, "estos videos desde la camioneta o en la casa con la familia a la gente les encanta".
La campaña no accedió a conceder una entrevista con Angélica Rivera a la AP.
Rivera comenzó a codearse con el éxito en 1991, cuando interpretó a una villana en una novela para jóvenes en la que actuó Ricky Martin, que fue la más exitosa de la década, según la cadena televisiva más grande del país, Televisa.
La afamada Gaviota
Rivera protagonizó más novelas en los 90 y el 2000 y en el 2004 se casó con su novio de años, el productor televisivo José Alberto Castro. La última telenovela que protagonizó, "Destilando Amor", del 2007, fue también un rotundo éxito. Interpretó a una jornalera conocida como "Gaviota" que trabajaba en las cosechas de agave azul y se enamora del hijo del influyente propietario de la hacienda.
Rivera y Castro se divorciaron en el 2007. En una historia que bien pudo ser un guión de Televisa, al año siguiente Rivera conoce a Peña Nieto durante la filmación de videos para promocionar el estado de México. Algunos meses después, Peña Nieto, quien era viudo, reconoció que estaba saliendo con una estrella de la televisión y al poco tiempo se casaron.
Los escépticos dijeron que fue un matrimonio de conveniencia política entre una de las principales figuras del monopolio estatal televisivo y alguien llamado a ser la figura política más influyente de México. Peña Nieto lo niega.
Rivera y Peña Nieto, quienes tenían tres hijos cada uno de sus matrimonios previos, más un cuarto hijo de Peña Nieto producto de una relación extramatrimonial, contrajeron nupcias en el 2010, en una ceremonia que congregó multitudes en la principal catedral de Toluca, capital del estado de México.
¿Matrimonio por convenencia?
En una entrevista con la Associated Press, Peña Nieto reconoció el impacto que tiene la popularidad de Rivera, pero dijo que quiere que sus admiradores la vean como una esposa y madre.
"Evidentemente ella tiene un reconocimiento en razón de la profesión a la que estuvo dedicada por muchos años. Pero aquí lo que hay que valorar es, primero, que nos mostramos como una familia que somos hoy, una familia que se ha integrado con los hijos de ambos", expresó el político.
"Aprecio muchísimo todo lo que viene haciendo en apoyo a mi campaña, pero más valoro sin duda la fortaleza que me da y la inspiración y el aliento que me da el saber que esta ahí, que cuento con ella, que me acompaña en todos los momentos".
Como la mayoría de las mujeres que se presentaron en la carpa para el acto, la ama de casa María Elena Escobedo, de 45 años, esperó horas para ver a Peña Nieto y Rivera en su visita a Nezahualcoyotl.
"Ella es la esposa y lo apoya en todo", expresó Escobedo. "Es mujer como nosotros. No quiere que suframos".
Rivera y Peña Nieto se sentaron juntos durante todo el acto y en determinado momento ella tomó de la mano a su marido. El se desprendió para secarse el sudor de la frente con un pañuelo, y rápidamente la volvió a aferrar y le dijo algo al oído.
"Estamos con los dos", afirmó Escobedo.
"Creo que hacen una muy bonita pareja".
©ImpreMedia Digital, LLC
Commentarios