Libro revela crisis de Legionarios de Cristo

Notimex | May 21, 2012 | 10:28 AM

Fuga de documentos estremece los cimientos del Vaticano

CIUDAD DEL VATICANO - Los Legionarios de Cristo enfrentan una crisis interna, se encuentran divididos en dos grupos contrapuestos, los aquejan deudas, la caída en las donaciones y la pérdida de credibilidad pública.
Estos detalles sobre la situación del instituto religioso de origen mexicano, que en los últimos años se ha visto envuelto por numerosos escándalos, salieron a la luz este fin de semana en Italia por la publicación de numerosos documentos reservados del Vaticano.
Incluidos en el libro “Su Santidad. Las cartas secretas de Benedicto XVI”, del periodista italiano Gianluigi Nuzzi, los reportes, memorandos e informes confidenciales alzaron el velo sobre los temas más delicados del actual pontificado.
La filtración, orquestada desde el anonimato por algunos empleados de la Curia Romana conocidos como “cuervos”, es ya la más importante fuga de documentos papales en la historia moderna de la Iglesia católica y fue bautizada como el “vati-leaks”.
¿Se conoce toda la verdad del escándalo de los Legionarios de Cristo? ¿Ocultó El Vaticano información? Participe en el Foro de Noticias.
Focos de turbulencia
Uno de los capítulos del libro se centra no sólo en los Legionarios de Cristo, sino también en otros focos de turbulencia que involucran a grupos relevantes como el Opus Dei, el movimiento Comunión y Liberación o la Fraternidad San Pío X, cuyos miembros se conoce como “lefebvristas”.
Sobre la Legión de Cristo, el autor difundió tres documentos: una nota de Alvaro Corcuera, su director general, que entregó personalmente al Papa durante un encuentro privado que sostuvieron ambos el 17 de junio de 2010 en El Vaticano.
Además de una tarjeta con apuntes en alemán confeccionada por el secretario privado de Benedicto XVI, Georg Gaenswein, luego de entrevistarse –el 19 de octubre de 2011- con el sacerdote Rafael Moreno, ex asistente personal de Marcial Maciel.
Así como un informe, que consta de nueve puntos y 10 páginas, redactado por el delegado pontificio para la reforma de la Legión, el cardenal Velasio De Paolis, un año después de haber asumido sus funciones.
Situación seria
En este último reporte se evidencia la realidad difícil que afrontan los miembros de Legión, divididos en dos grupos contrapuestos y empeñados en afrontar una crisis económica caracterizada por el déficit y la inconveniencia de liquidar inmuebles en la coyuntura actual.
“La situación económica, aunque no es grave, es seria y difícil. La situación de deudas es relevante, imputable tanto a la crisis económica financiera general, como a los problemas que la Legión ha debido afrontar (pérdida de credibilidad, disminución de donaciones, etc.)”, indicó el texto de De Paolis.
Agregó que los escándalos han provocado una disminución de alumnos en las escuelas de los Legionarios mientras la crisis ha provocado un descenso en el valor de los inmuebles que se deberán vender -para pagar las deudas- a precios por debajo de su costo real a causa de la situación del mercado.
El cardenal aclaró que “no existen situaciones de ilegalidad o abuso” en el manejo de los recursos, pero reconoció el problema que significa el Grupo Integer, la estructura creada hace años para responder a las necesidades administrativas de la congregación.
“El rol de este grupo debe, sin duda, ser redimensionado. Pero es necesario proceder con mucha cautela, particularmente en este momento crucial (.). El problema no es solamente económico. Es también de organización de la vida religiosa al interior”, apuntó.
Pago a víctimas
Según Nuzzi el informe del delegado pontificio se refirió superficialmente a una posible indemnización a las víctimas de abuso sexual de parte de Maciel, aclarando que los casos analizados no pueden comportar exigencias de justicia penal por tratarse de delitos prescritos.
“El acuerdo con algunos no ha sido difícil. Más complejo es el caso de quien pretende a título de justicia gastos ingentes que la Legión no puede absolutamente sostener y que, de hecho, no se pueden fundar sobre pretextos de justicia”, escribió.
“El ceder en este campo, además de ser injusto, podría provocar una cascada de exigencias igualmente insostenibles”, añadió.
En su texto Velasio De Paolis trazó un panorama difícil en la gestión de la crisis, con la congregación dividida entre los que quieren verdad y claridad y los que quieren pasar página rápidamente, siendo el segundo grupo el mayoritario.
Reconoció que muchos legionarios no tienen en claro la severidad del juicio vaticano contra Maciel, encontrado culpable de abusos sexuales a menores y otros actos inmorales. Y minimizó la capacidad de liderazgo del director general, Alvaro Corcuera.
Críticas al superior
“El actual superior general, que algunos consideran demasiado ligado al fundador, es asimismo estimado por casi todos por su bondad y paciencia, pero no tiene gran capacidad de gobierno y de guía de la misma congregación. En las decisiones resulta bastante incierto y proclive al compromiso”, indicó.
En este contexto arremetió contra un grupo de religiosos “renovadores”, al cual calificó de “pequeño pero aguerrido” y le atribuyó la capacidad, tanto de provocar una fractura en la congregación como de aumentar las deserciones, porque incita al desaliento.
Pese a las dificultades mencionadas el cardenal expresó su confianza en poder mejorar la situación de los legionarios, aunque aceptó –en varios pasajes- que existe una difundida mentalidad de resistencia al cambio.
“No es difícil descubrir que, de tanto en tanto, se vean aún manifestaciones de parte de uno o de otro que resienten de una mentalidad a la cual le cuesta renovarse, al punto que espontáneamente venga el comentario: ópor desgracia no se logra avanzar!”, confesó.
“En realidad no es así (.). Se trata de tener paciencia y de mantener siempre fijo el timón hacia la meta. La confianza se funda particularmente en el sentido de obediencia y de fidelidad a la Iglesia que los legionarios, en casi su totalidad, conservan”, estableció.
©Notimex
Commentarios