Benedicto XVI elogia a católicos de Estados Unidos por acoger a los inmigrantes

Univision.com* | May 19, 2012 | 10:42 AM

Obispos estadounidenses insisten en que el Congreso debe debatir y aprobar una reforma migratoria justa

El Papa Benedicto XVI elogió y resaltó la "gran generosidad" de los fieles católicos de Estados Unidos por abrir los brazos a los nuevos inmigrantes. El Pontífice también respaldó el compromiso de los Obispos estadounidenses a la reforma inmigratoria.
En Estados Unidos, de acuerdo con datos del Pew Hispanic (un grupo privado de Washington que estudia los movimientos migratorios) y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), viven unos 11 millones de inmigrantes sin autorización para permanecer en el país. Un elevado porcentaje de ellos profesa la religión católica.
Benedicto XVI culminó el viernes una serie de reuniones periódicas con obispos de Estados Unidos y sostuvo que la Iglesia debe abrazar "el rico patrimonio de fe" de los católicos hispanos, asiáticos y africanos recién llegados.
También admitió que la reforma inmigratoria, que incluya una vía de legalización de indocumentados, es una cuestión civil política compleja.
¿De quién es la culpa que no haya una reforma migratoria? Participe en el Foro de Inigración.Tema de campaña
El tema de los 11 millones de indocumentados se convirtió en tema de campaña política. El primer martes de noviembre los estadounidenses acudirán a las urnas para elegir presidente y la reforma migratoria impactará en el voto latino, que en 2008 inclinó la balanza a favor de Barack Obama.
En 2008 el actual mandatario prometió que empujaría una reforma migratoria en el primer año de su mandato, pero otras prioridades, entre ellas la crisis financiera, las guerras en Irak y Afganistán, y la reforma de salud, postergaron el debate.
También la falta de apoyo bipartidista frenó los débiles intentos por presentar proyectos en ambas cámaras del Congreso, al punto que los electores latinos no están conformes tanto con demócratas como republicanos por el papel desempeñado con el tema en los últimos tres años.
En 2008 acudieron a las urnas 10.2 millones de hispanos de unos 19 millones registrados. De ellos, 6.7 millones votaron por Obama y la reforma migratoria fue pieza clave. En 2012 se espera que acudan unos 12 millones a las casetas electorales y poco más de 20 millones registrados y la legalización de inmigrantes sin papeles volverá a ser una pieza clave para decidir la reelección de Obama o al nuevo presidente de Estados Unidos.
Lluvia de elogios
"Yo empezaría por elogiar vuestros esfuerzos incansables, en las mejores tradiciones de la Iglesia en Estados Unidos, para responder al fenómeno en curso de la inmigración en vuestro país", dijo el Papa a los obispos.
"La comunidad católica en Estados Unidos continúa, con gran generosidad, acogiendo oleadas de nuevos inmigrantes, suministrándoles atención pastoral y asistencia caritativa, y apoyando los medios para regularizar su situación, en especial respecto a la unificación de las familias", agregó. "Un signo particular de esto es el prolongado compromiso de los obispos estadounidenses a la reforma inmigratoria".
"Esta es claramente una cuestión difícil y compleja desde los puntos de vista civil y político, como también social y económico, pero por sobre todo desde el punto de vista humano", afirmó Benedicto. "Por eso es de profunda preocupación para la Iglesia, puesto que involucra garantizar el tratamiento justo y la defensa de la dignidad humana de los inmigrantes".
Leyes antiinmigrantes
A mediados de abril, la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) dijo, en relación a leyes antiinmigrantes que se han aprobado en varios estados, entre ellos Arizona (SB 1070) y Alabama (HB 56) cuestionó las “prohibiciones” a lo que el gobierno “considera como ‘amparo’ a inmigrantes indocumentados, y que la Iglesia considera como caridad cristiana y cuidado pastoral de esos inmigrantes”.
Agregó que “quizás el más notable de todos los estados es Alabama, donde los obispos católicos, en cooperación con los obispos episcopales y metodistas de ese estado, han presentado una demanda contra esta ley”.
En un documento, los Obispos señalaron que la demanda interpuesta contra el estado de Alabama la presentaron “con tristeza”, pero con “un profundo conocimiento de que como personas de fe, no tenemos otra alternativa que defender el derecho al libre ejercicio de la religión que se nos ha dado como ciudadanos de Alabama […] La ley (migratoria de Alabama) convierte en ilegal el ejercicio de nuestra religión cristiana la cual, como ciudadanos de Alabama, tenemos el derecho a practicar”.
“La ley prohíbe casi todo lo que podría resultar en ayuda a un inmigrante indocumentado, o a alentar a que un inmigrante indocumentado resida en Alabama. Esta nueva ley de Alabama hace ilegal que un sacerdote católico bautice, escuche la confesión, administre la unción de los enfermos, o predique la palabra de Dios a un inmigrante indocumentado. Tampoco se nos permite animarlos a que asistan a Misa o a que los transportemos a Misa”, apuntan los Obispos.
“Es ilegal dejar que asistan a reuniones de grupos de adultos que estudian las escrituras, o a clases de doctrina cristiana o de catecismo los domingos. Es ilegal que un clérigo lo aconseje en momentos de dificultad o en preparación para el matrimonio. Es ilegal que vengan inmigrantes indocumentados a las reuniones de Alcohólicos Anónimos o que asistan a otras reuniones de grupos de rehabilitación en nuestras iglesias”, anotaron.
©Univision.com*
Commentarios