Tres hermanos mexicanos fueron condenados a muerte en Malasia

Univision.com | May 17, 2012 | 11:42 AM
Hermanos mexicanos co... Hermanos mexicanos co...
3 Pausar Auto Play

Los tres hermanos convictos por narcotráfico aun pueden apelar su codena y su familia piden clemencia.

Su familia mantiene las esperanzas

La familia de los tres hermanos mexicanos condenados a morir en la horca en Malasia, se mostró esperanzada de que los abogados defensores logren revertir la sentencia emitida, de pena de muerte, por el juez Mohamed.
Los integrantes de la familia González Villarreal vieron el juicio vía internet. Leticia González, hermana de José Regino, Luis Alfonso y Simón, consideró injusta la condena pero declaró que aún no pierden la esperanza, reportó el sitio Puente Libre.
Durante la transmisión, la madre de los condenados, Carmen Villarreal, la miraba concentrada y rezaba una y otra vez, según los reportes del enviado especial del diario Milenio.
Rabia, coraje y tristeza son los sentimientos que ahora reinan en el hogar de los hermanos González Villarreal. Aún y después del veredico, la familia no se cansa de decir que los tres son inocentes.
'Condenados a la horca hasta morir'
Los tres hermanos mexicanos González Villarreal fueron encontrados culpables, y sentenciados a muerte en un tribunal de Malasia por el delito de narcotráfico, que la ley de este país asiático castiga con la pena capital.
Acorde a información publicada por EFE, un tribunal de Justicia de Malasia los declaró culpables del delito de tráfico de drogas. Al momento de dictar sentencia, los tres jóvenes fueron condenados a morir en la horca.
"Se les condena a ser ahorcados hasta morir", sentenció el juez.
Luis Alfonso, de 47 años, José Regino (36) y Simón González Villarreal (33), que mantuvieron su inocencia desde su detención en marzo de 2008, finalmente conocieron después de un año de juicio el fallo del Alto Tribunal de Kuala Lumpur, presidido por el juez Mohamed Zawawi.
Según revela AP, el magistrado expresó que la fiscalía había probado el caso más allá de cualquier duda razonable. Zawawi dijo que estaba claro que los hombres fueron arrestados en un laboratorio ilegal de drogas, y destacó que sus argumentos no eran lógicos porque las autoridades encontraron rastros de drogas en su ropa interior.
Kitson Foong, abogado de los mexicanos, declaró a la prensa que apelarán el veredicto en la Corte de Apelaciones, y agregó que la sentencia final se conocerá en un plazo de uno a dos años.
Además de los hermanos de México, un hombre de Malasia y otro de Singapur fueron condenados a muerte por tráfico de metanfetaminas, indicó el diario New Straits Times de Malasia.
Acudieron al tribunal con una Biblia
Los hermanos mexicanos llevaron al tribunal bolsas con algo de ropa y una Biblia, en una muestra aparente de esperanza en que el veredicto fuera favorable, indicó EFE.
"Estamos cansados, pero afrontamos el juicio con esperanza", dijo uno de los hermanos González Villarreal.
Entre el público asistente a la vista se encontraban al menos dos funcionarios de la embajada de México y familiares del acusado malasio Lee Bonh Sia y del singapurés Lim Hung Wan.
Kitson Foong, uno de los abogados de los hermanos mexicanos, se mostró en un principio "cautelosamente optimista" de cara al desenlace de este proceso judicial dirigido por Zawawi, apodado el "juez soga" por las numerosas penas a muerte que ha pronunciado en casos de tráfico de droga durante su dilatada carrera en la judicatura.
Por ser profesionales de la abogacía malasia, Kitson y los demás letrados de la defensa sabían que la vida de cada uno de los hermanos González Villarreal pendía de que el magistrado emitiera un veredicto de absolución o declarara sobreseída la causa seguida contra ellos por narcotráfico, considerada en Malasia una grave fechoría para la que la legislación penal solo contempla la pena capital.
Llevan en proceso un año
El proceso ha estado salpicado de continuos retrasos, los últimos con la fecha para la vista de la sentencia, que primero se fijó el 18 de abril y se cambio al 4 de mayo y, finalmente se aplazó hasta la mañana del viernes 17 de mayo.
Los mexicanos tienen la opción a recurrir la sentencia ante el Tribunal de Apelaciones y, en última instancia, ante el Federal, un proceso que puede alargarse muchos años.
Entretanto, permanecerán encarcelados en el corredor de la muerte del penal de máxima seguridad de Sungai Buloh, ubicado entre campos de plantaciones de palmeras y a unos 50 kilómetros de Kuala Lumpur.
Los hermanos originarios del Estado de Sinaloa fueron detenidos por la Policía junto a los otros dos acusados en una nave industrial de Johor Baru, ciudad portuaria fronteriza con Singapur.
En el interior de la nave, los agentes descubrieron diverso material para la elaboración de metanfetaminas, varios precursores químicos y cerca de 29 kilos de esa droga, de los que un tercio desapareció del almacén en el que era guardado bajo custodia policial.
En el corredor de la muerte
Kitson mantiene que las incongruencias detectadas en los listados del material y la droga incautada aportados por peritos policiales y la desaparición de parte del alijo de estupefacientes, supone una "manipulación de las pruebas" y "vulnera" los derechos fundamentales de sus clientes, por lo que solicitó sin éxito la anulación del juicio.
La legislación penal de Malasia contempla la pena capital para toda persona declarada culpable de poseer más de 15 gramos de cualquier droga de las consideradas duras o de 200 gramos de las calificadas como blandas.
En la misma operación policial otros dos mexicanos considerados los cabecillas de la banda, fueron arrestados en una lujosa vivienda de Johor Baru, pero posteriormente fueron liberados por falta de pruebas contra ellos y después deportados.
Los hermanos González Villarreal han sobrellevado el juicio con aparente fortaleza, aunque a menudo han se han mostrado preocupados ante la posibilidad de que la dirección de instituciones penales les recluya en la prisión de Johor Baru, en la que permanecieron unos tres años y hasta que pocos días antes de que arrancará el juicio.
En la actualidad hay más de 700 reos en los corredores de la muerte de los distintos penales de Malasia, la mayoría de ellos por narcotráfico, incluido el peruano Reyes Amisufuén Tello, de 32 años y detenido en mayo de 2007 con poco más de un kilo de cocaína.

Cronología

- 27 de abril del 2011: Se inicia en el Alto Tribunal, en Kuala Lumpur, la primera vista del juicio en el que se acusa de narcotráfico a los tres mexicanos y a dos cómplices. Asisten dos hermanas González Villarreal y la esposa de Luis Alfonso, llegadas desde México unas pocas horas antes.
La Policía admite durante esta primera sesión que un tercio de la droga requisada fue sustraída del almacén de la comisaría provincial de Johor Baru por varios agentes, a los que se les abrió una investigación interna. - 28 de abril del 2011: El Alto Tribunal aplaza el proceso penal con el objetivo de revisar el caso, tras acceder a la petición de la defensa que expone algunas incongruencias detectadas en los listados de los peritos policiales sobre los materiales y productos químicos encontrados en la nave en la que su clientes fueron detenidos. - 2 de junio del 2011: El Tribunal desestima la petición de sobreseimiento tras estudiar de nuevo el caso. - 10 de junio del 2011: Se reanuda el proceso con las declaraciones de varios agentes de policía y expertos en química. - 28 de junio del 2011: La defensa de los tres hermanos mexicanos logra que se aplace la declaración de estos, fechada para este día, al acceder el tribunal a la petición para que el caso sea revisado por el Tribunal Federal, una instancia judicial superior. - 15 de agosto del 2011: El Alto Tribunal aplaza la vista del juicio a la espera de que el Tribunal Federal decida si acepta a trámite el caso de narcotráfico donde están implicados los tres hermanos mexicanos. - 28 de septiembre del 2011: Se pospone de nuevo la vista a la espera de que el Tribunal Federal se decida si se han violado o no los derechos fundamentales de los acusados. - 25 de octubre del 2011: Tras dos aplazamientos, el Alto Tribunal de Malasia falla a favor de que la defensa de los tres hermanos mexicanos exponga en el Tribunal Federal su versión de que la inconstitucionalidad vulnera los derechos de sus clientes a un juicio justo. - 14 de diciembre del 2011: El Tribunal Federal desestima la petición de sobreseimiento del caso presentada por la defensa y dicta el juicio debe proseguir en el Alto Tribunal. - 8 de febrero del 2012: Comienzan a testificar los acusados por narcotráfico y desde el banquillo declaran el singapurés Lim Hung Wang, el malasio Lee Boon Siah y José Regino, el menor de los hermanos González Villareal. - 9 de febrero del 2012: El equipo de abogados de la defensa termina de exponer sus argumentos y testifican el mayor de los tres hermanos, Luis Alfonso, y el mediano, Simón, quienes explican que mientras aguardaban un empleo en la vecina Singapur, aceptaron la oferta para encargarse de la limpieza de una nave industrial en Joho Baru, en la que fueron detenidos. - 26 de marzo del 2012: Tras la exposición de los argumentos finales el Alto Tribunal deja visto para sentencia el juicio por narcotráfico contra los hermanos González Villareal y dos supuestos cómplices. - 17 de mayo del 2012: El Alto Tribunal de Kuala Lumpur presidido por el juez Mohamed Zawawi Saleh, tiene previsto anunciar el fallo del juicio. 
©Univision.com
Commentarios