Carteles siembran el terror preeleccionario

ImpreMedia Digital, LLC | May 15, 2012 | 12:27 PM

Crimen alrededor de campañas electorales

CIUDAD DE MÉXICO - Las autoridades mexicanas redoblaron esfuerzos para identificar los 49 torsos encontrados en el municipio de Cadereyta, Nuevo León, con la hipótesis principal de que se trata de inmigrantes centroamericanos. Sin embargo, reconocieron en voz del gobernador Rodrigo Medina, que hallar la identidad será un proceso "largo y difícil".
El secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, endosó la autoría de los últimos hallazgos de horror a la lucha entre Los Zetas y el cartel del Pacífico unido al del Golfo.
"Existen indicios claros que sugieren que esta sucesión de hechos se deriva de una pugna directa entre las organizaciones delictivas en su intento por controlar plazas y rutas de su negocio criminal", detalló el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, en conferencia de prensa en tanto la Procuraduría General de la República (PGR) se unió a las averiguaciones, principalmente para determinar la identidad de los asesinados.
Sin dejar a un lado la explicación oficial, analistas de seguridad nacional y de violencia relacionada al crimen organizado externaron su preocupación porque el repunte de actos de crueldad extrema en los últimos días coincide con las campañas políticas rumbo a las elecciones del 1 de julio próximo que renovará la Presidencia y el Legislativo entre 2,117 puestos de elección popular.
"Es obvio que el propósito de las organizaciones criminales es amedrentar a la sociedad justamente cuando se está jugando en un proceso electoral cuál va a ser la manera de enfrentarlas", observó Tomás Guevara, analista del Laboratorio de Estudios Psicosociales de la violencia en la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS)."Quieren crear terror para llegar mejor posicionados hasta la negociación con los próximos gobiernos".
"Entre más sangre, más se golpea al gobierno"
En medio de esta política de confrontación directa al crimen organizado, Samantha López, investigadora del Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE), coincide con Guevara para explicar el repunte de actos macabros -que habían disminuido- a las intenciones criminales de golpeaqr principalmente al jefe del Ejecutivo Federal y a su partido, el Partido Acción Nacional (PAN).
"Si tanto se ha criticado la estrategia se entiende que entre más sangre se golpeará políticamente a la fuerza política en el gobierno", detalla.
"Tampoco se puede descartar que esta violencia sea realmente por la lucha entre el cartel del Golfo que se unió al del Pacífico contra los Zetas, pero puede haber dobles intensiones para intimidar a la población y eso sí que se ha logrado".
En el mes de mayo, justo a la mitad de las campañas políticas, la barbarie se impuso como tema nacional. El pasado fin de semana, 49 troncos humanos fueron desprendidos de cabezas, piernas y brazos y así fueron abandonados en un paraje neolonés, camino a la frontera norte.
El macabro acontecimiento se suma al hallazgo de 19 cadáveres colgados en la fronteriza ciudad de Nuevo Laredo, Tamaulipas, el 4 de mayo, y 18 restos más encontrados seis días después dentro de dos vehículos en un camino de terracería aledaño a la carretera Guadalajara- Chapala en la comunidad de Ixtlahuacán de los Membrillos.
Poiré resumió los hechos como "inhumanos", "irracionales" y "deleznables" y justificó así los "motivos por el que el Gobierno Federal ha acudido en auxilio de las autoridades locales de esa región" y hacia el sureste, en el estado de Veracruz donde en 2011 fueron abandonados 35 cadáveres en la calle.
Frente a los últimos sucesos, Josefina Vázquez Mota, candidata presidencial por el PAN prometió ayer que "sacará" a los Zetas de Tamaulipas, cuna, escondrijo y sede de operaciones de la organización criminal, formada por desertores de grupos de élite del Ejército mexicano.
Andrés Manuel López Obrador de la coalición de izquierdas Movimiento Progresista, apostó que su proyecto de cerrar la brecha entre ricos y pobres traerá por añadidura la paz social y cesará la vilencia.
"Estoy asumiendo el compromiso de que vamos a serenar al país", dijo sobre el hallazgo de los últimos 49 cuerpos mutilados.
El candidato por la alianza Compromiso por México, Enrique Peña Nieto, por su parte, insistió en que se tiene que replantear la estrategia del actual gobierno "para devolverle al pueblo de México la paz, orden, tranquilidad y libertad".
La violencia atribuida al narcotráfico ha dejado más de 50 mil muertos muertos desde 2006, cuando el presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva contra los carteles de las drogas.
©ImpreMedia Digital, LLC
Commentarios