La nave rusa TMA-04M con tres tripulantes a bordo vuela rumbo a la EEI

EFE | May 15, 2012 | 5:16 AM
Moscú - La nave rusa Soyuz TMA-04M con tres tripulantes a bordo, entre ellos el astronauta hijo de puertorriqueños Joe Acabá, despegó anoche desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán) rumbo a la Estación Espacial Internacional (EEI) con mes y medio de retraso por desperfectos detectados en su módulo de descenso.
El lanzamiento fue el lunes a las 11:01 pm hora del este con ayuda de un cohete Soyuz FG y transcurrió sin contratiempos, indicó el Centro de Control de Vuelos Espaciales (CCVE) de Rusia.
La Soyuz TMA-04M lleva a la EEI a Acabá,  y a los rusos Gennady Padalka y Sergey Revin, quienes se sumarán a la 31 expedición de la misión permanente en la plataforma orbital.
Según el programa de vuelo la Soyuz se acoplará el jueves en régimen automático al módulo ruso Poisk de la EEI, donde le esperan sus actuales tripulantes: el ruso Oleg Kononenko, el holandés Andre Kuipers y el norteamericano Donald Pettit.
La Soyuz TMA-04M tenía que haber despegado el pasado 30 de marzo, pero Roscosmos, la agencia espacial rusa, se vio obligada a aplazar su lanzamiento debido que su módulo de descenso sufrió una deformación durante una prueba de hermetismo.
Por ello, tres de los seis inquilinos de la EEI -los rusos Antón Shkaplerov y Anatoli Ivanishin y el estadounidense Daniel Burbank- tuvieron que permanecer en el espacio seis semanas más de lo previsto y, en vez de regresar a la Tierra el 16 de marzo, lo hicieron el 27 de abril.
Además, el aplazamiento obligó a recortar de 160 a 126 días la duración de la misión espacial de Padalka, Revin y Acabá, por lo que tendrán un programa de tareas más apretado.
A los pocos días de arribar a la plataforma los tripulantes de la Soyuz TMA-04M serán testigos, junto con los moradores veteranos de la EEI, de la llegada del nuevo carguero estadounidense Dragon, que será lanzado por la NASA el 19 de mayo.
En caso de éxito, ésta sería la primera nave espacial privada que se acopla a la plataforma orbital.
Para Acabá, de padres puertorriqueños, ex maestro de ciencias y matemáticas, quien accedió al programa de astronautas de la NASA en 2004 y ha volado al espacio en los ahora retirados transbordadores estadounidenses, ésta será su segunda misión a bordo de la EEI.
El astronauta estadounidense cumplirá 45 años este jueves, el mismo día en que está previsto el acoplamiento de la Soyuz a la EEI.
Además de los tradicionales experimentos y caminatas espaciales, la misión 31 tiene previsto lanzar un satélite que se encargará de pronosticar los plazos y el lugar de caída en nuestro planeta de los restos de aparatos espaciales y satélites de comunicaciones.
El programa científico de la expedición incluye 40 experimentos en áreas como la ecología, la medicina y la física.
Inicialmente estaba previsto que la EEI cerrara sus puertas en 2015, pero Rusia y los otros 15 países miembros del proyecto insistieron en la importancia de prolongar su vida útil, en gran medida porque su construcción aún no ha sido completada.
Además de Rusia y Estados Unidos, doce países de la Unión Europea, Japón y Canadá participan en el proyecto, al que nunca se ha sumado China, la tercera potencia espacial mundial.
Los primeros astronautas pusieron sus pies en la plataforma orbital el 2 de noviembre de 2000, por lo que la EEI ya ha superado ampliamente el récord establecido por la estación soviético-rusa MIR, de 9 años y 257 días con presencia humana.
©EFE
Comentarios

Presentado por

Encuéntranos en