Legalización migratoria, una lucha que no termina

ImpreMedia Digital, LLC | May 02, 2012 | 10:55 AM

Entre reforma migratoria sobresalen exigencias por trabajo, educación y salud para todos

Manifestantes centraron sus demandas en una reforma migratoria, empleos, educación y mejor economía. Pero las marchas de 2012 fueron muy distintas a las protestas realizadas en años anteriores.
La gigantesca manta que el martes encabezó la marcha del 1 de mayo en el centro de Los Ángeles, establecía la diversificación de demandas sociales que ha sumado la lucha inmigrante.
"Legalización Ahora", indicaban las letras rojas sobre la manta blanca que precisaba las tres principales peticiones: Reforma migratoria, buenos empleos y educación para todos.
Los reclamos sociales en el Día Internacional del Trabajo, el llamado May Day, también se reflejaba en los diferentes personajes que marcharon por el centro de Los Ángeles y en más de cien ciudades más por todo el país.
¿Conseguirán las protestas la reforma migratoria? Participe en el Foro de Inmigración.
Nuevos actores
"Occupy Me", se leía en una hoja que mostraba un hombre con facha de vagabundo que con una máscara personificaba al presidente Barack Obama.
"Eres lo que comes. No comas toxinas", señalaba el cartón de hombre con mascarilla, vestido todo de blanco y envuelto en una cinta amarilla que alertaba ser un peligro biológico.
"Es duro el fracaso, pero es peor no haber intentado triunfar", indicaba la cartulina de otro manifestante disfrazado de El Chavo del 8.
Un joven con la careta de Guy Fawkes, símbolo del Movimiento Occupy, ondeaba una bandera representativa del movimiento gay, mientras que otro muchacho con pasamontañas y que en su camiseta llevaba una insignia anarquista, reclamaba que mientras el mismo sistema político y social continúe, no habrá reforma.
¿Cambio de rumbo?
"El pueblo inmigrante debería estar muy orgulloso de que los americanos ahora también están utilizando el 1 de mayo como un día de protesta", comentó Angélica Salas, directora de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Angeles (CHIRLA).
Aunque en Estados Unidos el Día Internacional del Trabajo no se festeja el 1de mayo como en la mayoría de los países, sino el primer lunes de septiembre, hace doce años en Los Ángeles surgió la idea de marchar para protestar por los derechos laborales de los inmigrantes.
"Eso es algo que se comenzó aquí en Los Ángeles en el año 2000 y fue creciendo hasta las movilizaciones de 2006 y hasta el presente", recordó Salas.
"Ahora estamos aquí otra vez en demanda de la reforma migratoria, porque sigue siendo la petición y la solución para mucha gente que vive en las sombras, se está protestando por las masivas deportaciones que han dejado familias quebrantadas", mencionó. "Pero como somos parte de esta nación, también la demanda es sobre trabajos, mejor economía y educación para todos".
Brotes de violencia
Aunque por lo general la marcha que congregó en el centro de Los Ángeles a movimientos de los cuatro puntos cardinales se realizó de manera pacífica, hubo por momentos brotes de violencia cuando grupos radicales se enfrentaron a la policía.
La confrontación principal con las autoridades del orden público se dio en la esquina de la calle Cuarta y Hill, donde radicales del Movimiento Occupy LA empezaron a gritar y a lanzar botes de agua a los uniformados que formaban una valla.
Al cierre de esta edición, mientras continuaba un mitin en Pershing Square, el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) no reportó arrestos.
Desde temprano cientos de policías rodearon el edificio del City Hall. El comandante Andrew Smith explicó que fue una medida de precaución para evitar que los integrantes de Occupy LA intentaran de nuevo ingresar al recién recuperado jardín, donde acamparon durante seis semanas en octubre y noviembre del año pasado.
Menos que otros años
La policía tampoco quiso dar un estimado en el número de participantes a la marcha, pero se habló de varios miles.
"A ojo de buen cubero, yo le calculo unos 10 mil", le comentaba un vendedor de hot-dogs a uno de sus clientes.
Raúl Murillo, director de Hermandad Mexicana Nacional, reconoció que la marcha no fue tan numerosa como la de años anteriores.
"Pero lo importante es que la gente se manifestó, salió a marchar, en Washington no pueden ignorar que algo está mal", mencionó.
En ciudades como Nueva York, Chicago, Oakland, Washington DC y Atlanta, se replicaron las manifestaciones que en sus demandas también iban más allá de la reforma migratoria e incluían más dinero para educación y no para la guerra, eliminar privilegios fiscales a las corporaciones, acabar con leyes y programas antiinmigrantes, detener el cierre de clínicas de salud y mejores condiciones laborales.
En Oakland se registraron algunos actos vandálicos, donde la policía arrojó gas pimienta para dispersar a una multitud y realizar al menos cuatro arrestos.
Efraín Íñiguez causó sensación entre los fotógrafos que cubrían la marcha, ya que en su carriola llevaba a un par de extraterrestres y al famoso E.T.
"Porque nos dicen 'ilegal alien', pero no queremos seguir siendo 'alien', sino legales", comentó. "El mensaje es que ya se dejen de todas esas cosas en contra de las familias y de los inmigrantes, que ya paren con eso de las redadas, Obama dijo que nos iba a dar la reforma migratoria, pero hasta ahorita no ha pasado nada".
©ImpreMedia Digital, LLC
Commentarios