Menos visibles, más temerosos pero con las mismas esperanzas, inmigrantes marcharon

Univision.com* | May 01, 2012 | 6:43 PM

Diario Los Angeles Times urge al Congreso a resolver el futuro de los 11 millones de indocumentados

Indocumentados en ciudades con alta concentración de hispanos en Estados Unidos salieron a las calles el martes 1 de mayo para participar en manifestaciones a favor de una reforma migratoria que les permita legalizar sus permanencias y frenar las deportaciones, esta vez respaldados por activistas del movimiento Ocupemos Wall Street, que se están regando por toda la nación.
Entre gritos y pancartas de una reforma migratoria justa y que abra un camino a la residencia permanente para la mayoría de los 11 millones de sin papeles, este año se sumaron protestas contra las principales instituciones financieras y en rechazo a la crisis económica que desde 2008 ha dejado millones de desocupados no solo en Estados Unidos, sino en todo el mundo.
En Nueva York, la Policía antimotines se alineó frente al Bank of America para enfrentar a decenas de manifestantes de Ocupemos Wall Street que marchaban detrás de las barricadas. "¡Bank of America. Malo para América!", gritaban, reportó The Associated Press.
Simultáneamente, en Chicago, unos 50 manifestantes marcharon afuera de la sede del mismo banco. Permitieron el acceso a los clientes, pero al final la puerta de acceso fue bloqueada por los policías que colocaron juntas sus bicicletas.
¿Lograrán las marchas presionar al Congreso para que debata la reforma migratoria? Participe en el Foro de Inmigración.
No bajan la guardia
En el otro extremo del país, Los Angeles, cientos de manifestantes reunidos en la esquina de Olympic y Broadway iniciaron en punto de las 2 PM la ya tradicional marcha del May Day en demanda de una reforma migratoria incumplida por el presidente Barack Obama, reportó el diario La Opinión en su página web.
Los manifestantes, ondeando banderas estadounidenses y pancartas,  hicieron sonar trompetas y tambores y caminaron a lo largo de la calle Broadway con rumbo al City Hall.
Además de pedirle al gobierno del presidente Barack Obama y al Congreso que debatan y aprueben una reforma migratoria justa, los manifestantes también exigieron freno a las deportaciones, mejores derechos laborales y una educación de calidad.
“No quiero seguir siendo un alien, quiero ser legal”, dijo el inmigrante Efraín Íñiguez, un jardinero que halaba un coche de bebé con tres monos de apariencia extraterrestre.
No lejos de ahí, en Oakland, lugar de uno de los más feroces enfrentamientos entre la Policía y manifestantes de Ocupemos Wall Street, multitudes cerraron el paso en las principales calles y trataron de obligar a los negocios a cerrar por no atender el llamado a un "paro general".
En todo el mundo, menos en Estados Unidos, el 1 de mayo se celebra el Día del Trabajo. Desde 2006 los inmigrantes la han utilizado como día para exigir la reforma migratoria. El Día del Trabajo en Estados Unidos se celebra el primer lunes de septiembre.
Tranquilos, pero…
En otras ciudades, tales como Nueva York y San Francisco, los organizadores de varias manifestaciones, paros, actos y jornadas de desobediencia civil dijeron que no estaban demasiado inquietos de que esta vez se confundieran los mensajes –unos lanzados por inmigrantes y otros por Ocupemos Wall Street- por considerar que tienen objetivos similares: empleo, salarios justos y equidad.
En Chicago, Illinois, los organizadores de la marcha a favor de la reforma migratoria dieron la bienvenida a la participación de activistas de Ocupemos. "Definitivamente lo veo como un enriquecimiento de esto", dijo Orlando Sepúlveda. "Es grandioso".
En Los Angeles también salieron juntos a las calles en al menos media decena de marchas. En Mineápolis se celebró una manifestación con el mismo nivel de convocatoria.
En Atlanta, Georgia, The Associated Press reportó que unas 100 personas marcharon afuera del Capitolio estatal para protestar por la ley migratoria que se aprobó en Georgia el año pasado, una medida similar a las SB 1070 de Arizona y HB 56 de Alabama, consideradas como las más severas en su tipo y que criminalizaron la estadía indocumentada.
Menos convocatoria
Las protestas de 2012 fueron distintas a las celebradas en años anteriores. Hubo menos gente y los reclamos se hicieron con menos fuerza. "Esta vez el enfoque será mejores trabajos y mejor educación. En segundo lugar, una reforma migratoria y un alto a las deportaciones y en tercer lugar, pedir a la gente que se nacionalice", detalló Jorge Mario Cabrera, Director de Comunicaciones de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Angeles (CHIRLA).
Carera agregó que la razón de estos enfoques se debe a que es un año electoral en Estados Unidos y las organizaciones están desarrollando sus estrategias de reclamos para los candidatos presidenciales.
"Pienso que estas marchas son una antesala, un trampolín a las actividades de educación cívica que se van a dar en los próximos meses en el país, porque ya se vio que ningún partido responderá (con la reforma migratoria) a menos que tengamos el peso del voto para poderlos convencer de que nuestras necesidades son importantes", añadió.
"Esta es una vista con telescopio a larga distancia", puntualizó el activista.
Los más vulnerables
En Nueva York, mientras tanto, donde se formó el primer campamento de Ocupemos Wall Street y se realizaron amplias protestas que captaron la atención nacional y extranjera el año pasado, los líderes llevaron a cabo varios eventos, entre ellos piquetes, una marcha por Manhattan y otro tipo de "interrupciones creativas contra las corporaciones que rigen nuestra ciudad".
También intentaron que los manifestantes bloquearan puentes y túneles que conectan Manhattan con Nueva Jersey y otras partes de la ciudad, y se organizaron protestas de diverso tipo para hacerse oír y plasmar un mensaje de protesta contra la avaricia y a favor de los derechos de los más vulnerables, entre ellos los inmigrantes.
Mientras en las calles se realizaban las manifestaciones, el periódico Los Angeles Times urgió al gobierno federal y al Congreso a dar un paso hacia una estrategia integral que atienda a la inmigración, y dijo que “el enfoque deberá considerar la legalización para los que ya están aquí, un nuevo programa para trabajadores agrícolas y desalentar la llegada de más indocumentados”.
El diario señaló que el asunto debe atenderse aunque haya reportes de que esa migración está en un nivel cero y que “los legisladores necesitan enfrentar la situación porque el asunto requiere más que una estrategia enfocada sólo en el control de llegadas”.
Esfuerzos fallidos
Desde finales de 2005 el Congreso ha debatido sin éxito varias propuestas de reforma que van desde programas de redadas y deportaciones masivas hasta vías de legalización reguladas tras el pago de multas que van desde los $1,000 hasta los $15 mil por cada inmigrante sin papeles.
Los proyectos se han frenado por falta de un acuerdo bipartidista firme en ambas Cámaras que garantice el voto. Los republicanos se resisten a dar un paso hacia la legalización y los demócratas no supieron utilizar el liderazgo que ejercieron entre 20009 y 2010, cuando controlaban ampliamente tanto la Cámara de Representantes como el Senado.
Los Angeles Times también dijo que “mantener esfuerzos para militarizar la frontera producirá rendimientos decrecientes y alejará una reforma integral”, y destacó que el número de inmigrantes que llegan de manera ilegal a Estados Unidos ha estado disminuyendo durante varios años, lo que corroboraría el argumento esgrimido por los demócratas de que han controlado el ingreso de extranjeros sin papeles, pero los republicanos mantienen su rechazo a cualquier vía de legalización posible.
“La cuestión más urgente ahora es qué hacer con los 11 millones de inmigrantes ilegales procedentes de México y otros países que ya están aquí”, insistió el diario.
©Univision.com*
Commentarios