Osama Bin Laden, de cerebro terrorista a eslogan de campaña

AFP | Apr 30, 2012 | 12:45 PM

SIGUIENTE:

Como una promesa de campaña presidencial de Barack Obama, Mitt Romney dijo que hubiera hecho lo mismo.

La operación contra Bin Laden encaja en la estrategia de Obama pese al rechazo de la campaña de Romney

WASHINGTON DC - A un año de su muerte, el disidente saudita Osama Bin Laden (creador de la organización terrorista Al Qaeda, La Base) pasó de ser el terrorista más buscado del mundo a un insumo de discursos en la campaña electoral de Estados Unidos.
La decisión del presidente Barack Obama de lanzar una atrevida operación de las fuerzas especiales para eliminar a Bin Laden, plagada de riesgos políticos y militares, es ahora acicate de virulentos intercambios con el republicano Mitt Romney, su probable rival en los comicios de noviembre.
El vicepresidente Joe Biden ha estado promocionando la operación en la campaña, utilizándola para impulsar las credenciales de Obama como comandante en jefe; y el ex presidente Bill Clinton hizo un aviso alabando el ataque ordenado por Obama para ultimar al jefe de la red Al Qaida.
"Si está buscando un autoadhesivo para sintetizar la forma en que el presidente Obama manejó lo que heredamos, es muy simple: Osama Bin Laden está muerto y General Motors vive", dijo Biden la semana pasada.
¿La muerte de Bin Laden significó la muerte de Al Qaeda? Participe en el Foro de Estados Unidos.
Tema de campaña
El presidente, en línea con su papel de comandante en jefe, se ha mantenido más circunspecto, pero ha venido recordando la muerte de Bin Laden, el 2 de mayo de 2011, en sus discursos de recolección de fondos.
"Osama bin Laden no volverá a caminar por este mundo", dijo el mandatario en un evento político en Hawai en noviembre pasado.
Obama también ha utilizado el aniversario de la muerte de Bin Laden en una entrevista grabada con NBC News desde la sala de crisis de la Casa Blanca, escenario de una famosa foto en la que el presidente y altos funcionarios observan el desarrollo de la operación.
Los republicanos, que durante años han calificado a los demócratas de blandos en la lucha contra el terrorismo y débiles en materia de seguridad nacional, protestan.
Obama "tomó algo que era un hecho unificador para todos los estadounidenses (...) y se las arregló para transformarlo en una ataque político divisivo, partidario", dijo el domingo Ed Gillespie, el principal consejero de Romney, en la cadena NBC.
"Creo que la mayoría de los estadounidenses lo verán como una actitud desesperada de campaña", agregó.
La defensa de Obama
No obstante, la campaña de Obama insiste que su decisión para ordenar la operación secreta del grupo de elite SEALS de la Marina en territorio paquistaní, pese al incierto resultado que podía arrojar, muestra al mandatario como un comandante en jefe con gran criterio.
También argumenta que Romney, quien se espera sea designado candidato presidencial en la Convención republicana de finales de agosto en Tampa, Florida, podría no haber tomado la misma decisión de haber estado en la misma posición.
"Esta no es la política del miedo, esta es la política de toma de valientes decisiones. De eso se trata (ser) comandante en jefe", dijo Robert Gibbs, asesor de Obama, también en la cadena NBC.
Gibbs señaló que Romney había argumentado una vez que estaría mal infringir la soberanía de Pakistán, aún en poder de información de inteligencia sobre la presencia de un terrorista en su territorio, y sugirió que no habría ordenado la operación contra Bin Laden.
"Con bastante franqueza, Mitt Romney dijo hace pocos años que era algo tonto de hacer. Mire, hay una diferencia en el papel que jugarían (Obama y Romney) como comandantes en jefe", dijo Gibbs.
Consultado acerca de si Romney podría no haber ordenado el ataque contra el escondite del líder de Al Qaida en Abbatobad, Pakistán, Gibbs respondió: "Creo que no está claro que lo hubiera hecho".
Estrategia electoral
Los intercambios acerca de la operación contra Bin Laden encajan en la estrategia electoral de Obama de retratar a Romney como incapacitado para ser presidente, al destacar que la personalidad y criterio son claves en una campaña dominada esencialmente por la tambaleante economía.
El lustre político que la exitosa operación para matar al líder de Al Qaida y al cerebro de los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos ofreció a Obama complica los ataques de Romney contra la política exterior del presidente.
Durante años, los republicanos sacaron provecho de acusar a los demócratas de blandos en materia de seguridad nacional, algo que tuvo efectos devastadores en la candidatura de John Kerry en 2004, a la postre derrotado por un estrecho margen por George W. Bush, que ganó su segundo mandato en el primer comicio tras los atentados del 11 de septiembre.
Privado de la carta terrorista, Romney se ve obligado a criticar el desempeño de Obama en asuntos como las relaciones con Moscú, su respuesta a la situación en Siria o los desafíos nucleares que imponen Irán y Corea del Norte.
Pero está por verse si esos ataques tienen la misma resonancia que la tradicional táctica republicana sobre seguridad nacional.
Obama disfrutó de un corto impulso político el año pasado tras la operación contra Bin Laden, pero en una elección que aparece más como un referéndum sobre su manejo de la economía, luce poco claro cuánta influencia tendrá ese hecho como tema de campaña.
No obstante, el manejo del presidente de la seguridad nacional y su campaña contra Al Qaida parecen ayudar a su imagen política. Según una encuesta de The Wall Street Journal/NBC News de este mes, Obama cosecha 43% de las adhesiones, contra 33% para Romney, en la consulta acerca de cuál de los dos sería un buen comandante en jefe.
Un año de sucesos
Tras la muerte de Osama Bin Laden, las dificultades de financiación y los ataques con aviones teledirigidos en las zonas tribales paquistaníes han ayudado al debilitamiento de la organización de Al Qaeda.
Aquí un recordatorio de los principales acontecimientos después del 2 de mayo de 2011:
2 de mayo de 2011. Tras una década furtivo, Osama Bin Laden muere en Pakistán durante una operación de las fuerzas especiales norteamericanas contra la residencia donde se escondía en Abbottabad, una ciudad cercana a Islamabad.
Al Qaida amenaza con vengar su muerte y se compromete a continuar la "yihad".
Aumenta la tensión entre Estados Unidos y Pakistán, con acusaciones de Washington a Islamabad de hacer un doble juego.
13 de mayo de 2011. En Pakistán, 98 muertos en un atentado suicida ante un centro de entrenamiento de la policía en Shabqadar (noroeste), un ataque reivindicado por los talibanes relacionados con Al Qaeda "para vengar a Osama Bin Laden".
29 de mayo de 2011. En Yemen, cientos de combatientes autoproclamados "partidarios de la sharia" y relacionados con Al Qaida toman el control de Zinjibar (Abyan, sur) y después extienden el control a las provincias vecinas. Combates oponen actualmente a los partidarios de Al Qaeda con el ejército en la provincia de Abyan.
8 de junio de 2011. El jefe de Al Qaeda en África del Este, el comorense Fazul Abdulá Muhamad, uno de los actores clave de los atentados contra intereses estadounidenses de 1998 en Nairobi y en Dar es-Salaam, muere en un tiroteo en Somalia.
16 de junio de 2011. El egipcio Ayman Al-Zawahiri es elegido por "la comandancia general" de Al Qaeda, una estructura hasta entonces desconocida, para reemplazar a Bin Laden al frente de la organización.
26 de julio de 2011. El jefe de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), fruto de la fusión de las ramas sauditas y yemeníes en 2009, Naser al Wahishi, afirma su lealtad a Zawahiri.
22 de agosto de 2011. El número dos de Al Qaeda, Atiyah abd al Rahman, muere en Pakistán, durante un ataque de un drone norteamericano en la zona tribal de Waziristán (noroeste).
30 de septiembre de 2011. Anwar al Aulaqi, imán radical americano-yemení relacionado con Al Qaeda y enemigo público de Washington, fallece en Yemen en un ataque de un drone de la CIA. Washington sospechaba que Aulaqi tenía relaciones con el nigeriano Umar Faruk Abdulmutallab, autor del fracasado atentado del 25 de diciembre de 2009 contra un avión de línea regular estadounidense.
25 de enero de 2012. Obama informa de que, gracias a la retirada de 50 mil soldados estadounidenses de Irak en el transcurso del año anterior, el ejército y los servicios secretos pudieron centrar sus prioridades e infligir estos "golpes decisivos" a Al Qaeda.
9 de febrero de 2012. El jefe de Al Qaeda en Pakistán, Badar Mansoor, muere en otro ataque de un drone estadounidense contra un campo de entrenamiento en Miranshah, la principal ciudad del distrito tribal de Waziristán del Norte.
3 de abril de 2012. Estados Unidos coloca en segunda posición en la lista de los supuestos terroristas más buscados al paquistaní Hafiz Saeed, un líder islamista acusado de haber organizado los atentados de Bombay en 2008 y que continúa criticando públicamente a Washington.
26 de abril de 2012. Pakistán expulsa a Arabia Saudita a las tres viudas, dos sauditas y una yemení, y a la decena de hijos de Osama Bin Laden que residían con éste en el momento en el que fue atacada su residencia paquistaní. Tras 10 meses de detención sin motivo aparente, las tres mujeres fueron condenadas a 45 días de cárcel por estancia ilegal en el país y se ordenó su posterior expulsión a sus lugares de origen.
©AFP
Comentarios