Republicanos abren otro frente contra Obama

Notimex | Apr 30, 2012 | 8:08 AM

Desde que hizo su solicitud formal en pos de su reelección el 9 de abril, Obama ha efectuado 58 viajes nacionales

WASHINGTON, D.C. - Los republicanos abrieron un nuevo frente en la lucha por la Casa Blanca acusando al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de hacer campaña a costa de los contribuyentes.
El Comité Nacional del Partido Republicano (RNC) pidió el inicio de una investigación sobre los recientes viajes nacionales realizados por el mandatario, algunos de los cuales han sido una mezcla de actos oficiales y de campaña.
El propósito de la investigación es determinar cuáles de estos viajes son en realidad eventos de campaña y no actos oficiales, alega el RNC en su solicitud a la Oficina de Responsabilidad del Gobierno (GAO).
Voceros del RNC anticiparon que la solicitud será turnada al Congreso, ya que la GAO sólo puede iniciar este tipo de investigaciones por solicitud del poder Legislativo.
El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, calificó de “patética” la defensa que hizo la Casa Blanca de los viajes que Obama efectuó esta semana a Carolina del Norte, Colorado e Iowa.
El mandatario viajó a esos tres estados a promover su iniciativa para que el Congreso renueve una ley que permite mantener los intereses en los préstamos a estudiantes universitarios a una tasa menor al 4.0 por ciento.
¿Qué opina de las campañas presidenciales? Participe en el Foro Destino 2012.
Qué argumenta la oposición
Sin embargo, para los republicanos estos viajes son en realidad eventos de campaña y un abuso de la Casa Blanca de una prerrogativa que han tenido todos los presidentes en tiempos modernos.
“Su campaña debe reembolsar al (Departamento del) Tesoro el costo de estos viajes”, demandó Boehner.
La exigencia de Boehner y el RCN puso de manifiesto la difusa línea que separa estas dos categorías, pasando por alto el hecho de que aún mandatarios republicanos han incurrido en esta práctica.
El jefe de estrategia de la campaña de Obama, David Axelrod, desestimó la queja y dijo que la campaña no se dejará distraer por lo que calificó como un acto de publicidad política.
“No vamos a calentarnos y molestarnos por este acto publicitario del RNC y dejar de hacer lo que se requiere en beneficio de los estadunidenses”, expresó Axelrod en una teleconferencia de prensa.
Casi 60 viajes
Desde que hizo su solicitud formal en pos de su reelección el pasado 9 de abril, Obama ha efectuado 58 viajes nacionales que han incluido 23 eventos de campaña para recaudar fondos, 17 de los cuales tuvieron lugar en el marco de viajes oficiales.
La queja republicana ha derivado del hecho de que a partir de esa fecha Obama ha viajado en repetidas ocasiones a Florida, Pensilvania, Michigan y Carolina del Norte, considerados estados críticos en la elección.
El costo de estos viajes resulta considerable a partir de la movilización que se requiere para garantizar la seguridad del mandatario y del personal que lo acompaña y que en ocasiones, como su viaje de esta semana a Colorado, incluyó a la primera dama Michelle Obama.
Tan sólo la operación del avión presidencial Fuerza Aérea Uno tiene un costo de $179,750 dólares por hora, de acuerdo con los cálculos más recientes hechos por el Pentágono.
Ello sin contar el personal del Servicio Secreto que lo acompaña y los equipos de avanzada que incluyen más aeroplanos, vehículos blindados, equipo de comunicaciones, médicos, hospedaje y alimentación.
En el caso del avión presidencial, las campañas de jefes de Estado anteriores han cubierto el costo de las porciones no oficiales de los viajes tomando como fórmula lo que costaría un boleto de primera clase.
Obama es el primer presidente que paga por costos de campaña bajo nuevas reglas adoptadas por la Comisión Federal de Elecciones en 2009, según las cuales el costo de operación del Fuerza Aérea Uno se calcula por lo que costaría rentar un Boeing 737 y el número de pasajeros.
Expertos han notado que ningún presidente ha cubierto el costo total de viajes de campaña debido a lo exorbitante que resultaría la suma y por la imposibilidad de que el mandatario haga campaña como cualquier otro candidato, sin la seguridad que su cargo requiere.
©Notimex
Commentarios