Oposición siria exige reunión de la ONU por 'crímenes' en Hama

AFP | Apr 26, 2012 | 9:45 PM

Continúan los asesinatos de civiles

DAMASCO, Siria - El principal grupo de la oposición siria reclamó el jueves una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU tras acusar a las fuerzas del régimen de haber matado al menos a un centenar de personas en la ciudad de Hama.
El llamado se produce después de que Rusia acusara a los rebeldes de cometer ataques terroristas y de que el ministro de Relaciones Exteriores francés, Alain Juppé, amenazase el miércoles con presionar para que la ONU autorice el uso de la fuerza en Siria, donde el régimen continúa reprimiendo violentamente la revuelta, si fracasa el plan de paz del emisario Kofi Annan.
"Pedimos una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU para que se pueda adoptar una resolución para proteger a los civiles del pueblo sirio", informó en un comunicado el Consejo Nacional Sirio (CNS), principal grupo político de la oposición.
"En los últimos días y tras la visita de los observadores de la ONU, Hama fue testigo de una serie de crímenes... que dejaron al menos un centenar de muertos y cientos de heridos por los potentes bombardeos", denunció el CNS.
Por su parte, la entidad opositora Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) señaló que los bombardeos sobre Hama mataron a una cuarentena de civiles desde el lunes, pese a la presencia en la ciudad de dos observadores de la ONU que no han logrado hacer respetar el alto el fuego que entró en vigor el pasado 12 de abril. Activistas sobre el terreno elevaron la cifra a 68 muertos, incluidos 16 niños.
Culpan a grupos terroristas por romper a tregua
La agencia de prensa estatal SANA informó por su parte de la muerte de al menos 16 personas, entre ellas varias mujeres y niños, cuando una bomba que estaba siendo manipulada por "terroristas" estalló inesperadamente en el interior de una casa en Hama.
El OSDH denunció además la "ejecución sumaria" de nueve activistas el lunes, un día después de entrevistarse con los observadores de la ONU.
Este jueves murieron, al menos, otras siete personas: cinco civiles, un desertor y un soldado, según el OSDH. El ministro de Información sirio, Adnan Mahmud, acusó a "grupos terroristas armados", entre los que régimen incluye a rebeldes y opositores, de haber cometido "más de mil 300 violaciones" del alto el fuego.
Esta tesis fue tomada por Rusia, que acusó este jueves a los rebeldes de orquestar una campaña de terror con el fin de "matar a tantos pacíficos civiles como sea posible y destruir infraestructuras civiles", lo que probaría, según el portavoz de la cancillería rusa, Alexander Lukashevish, la implicación de Al Qaida en la revuelta.
Posteriormente, el viceministro de Relaciones Exteriores, Mijail Bogdanov, consideró "contraproducente" llamar a usar la fuerza en Siria con la autorización de la ONU. "Nos parece que el único medio de evitar la guerra civil, el método más prometedor, es el diálogo nacional" en Siria, dijo.
La embajadora estadounidense en la ONU, Susan Rice, dijo que el Consejo de Seguridad "debe estar preparado para considerar sanciones si el régimen de (el presidente sirio Bashar) Asad sigue sin cumplir con ninguna de sus promesas."
En un comunicado, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió al gobierno sirio que respete "sin demora", su promesa de retirar sus efectivos y sus armas pesadas de las ciudades del país.
El jefe de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, exigió este jueves el "despliegue rápido" de los observadores de la ONU.
Más de 11 mil personas han muerto por la violencia
Siria es escenario de una revuelta popular desde marzo de 2011, reprimida a sangre y fuego por el régimen. La violencia ha causado en trece meses más de 11 mil 100 muertos, según el OSDH.
El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó el 21 de abril una resolución que prevé el envío de 300 observadores desarmados a Siria, de los que 15 ya están en el país, para vigilar el alto el fuego y la aplicación del plan de Annan para resolver la crisis.
El general Mustafá Ahmed al Sheij, jefe del consejo militar del Ejército Sirio Libre (ESL), valoró que esta misión está abocada al fracaso y reclamó de nuevo la intervención extranjera, según una entrevista publicada por el diario Asharq al Awsat.
Un empresario sirio residente en Arabia Saudita, Nofal Dawalibi (hijo del último jefe de gobierno antes de la llegada al poder del partido Baas), anunció este jueves en París la creación de "un gobierno de transición para responder a las necesidades de la oposición en Siria", aunque no precisó cómo va a coordinarse con el CNS y el ESL.
Por otra parte, la agencia SANA informó del inicio de la campaña para las elecciones legislativas del próximo 7 de mayo, unos comicios "libres y transparentes", según el poder, y una "farsa", según la oposición.
©AFP
Comentarios